“¿Dónde está Santiago Maldonado? Tiene que aparecer con vida. Pedimos todos los argentinos al gobierno de la nación, el gobierno de Macri, que con urgencia aparezca Santiago Maldonado”. Esas fueron las primeras palabras que Milagro Sala hizo públicas tras llegar a la casa de la localidad de El Carmen, donde la Justicia jujeña trasladó ayer a la parlamentaria del Mercosur detenida desde hace dieciocho meses. El traslado busca conciliar el ensañamiento del gobierno provincial de Gerardo Morales con la dirigente, con el reclamo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que hace un mes emitió una cautelar que pedía la liberación o medidas alternativas a la cárcel, como la domiciliaria o la fiscalización electrónica.

Milagro fue trasladada a las 15:30 desde la Unidad Penal de Mujeres de Alto Comedero hasta la casa del barrio Villa Parque La Ciénaga, en la localidad de El Carmen, a 40 km de su domicilio real. El cambio de lugar de detención se realizó al pasar 593 días desde el 16 de enero de 2016, cuando fue detenida en un operativo encabezado por el ministro de Seguridad, Ekel Meyer, apenas un mes después de la asunción del gobernador Gerardo Morales.

“Este traslado no está dando cumplimiento a lo que dispuso la CIDH en su medida cautelar”, advirtió la coordinadora de prensa de la Tupac Amaru, Sabrina Roth. “Dijeron que se cumpla primero con la resolución del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de Naciones Unidas, que ordenaba al Estado liberarla de forma inmediata y como alternativa brindó las opciones de prisión domiciliaria o de libertad con fiscalización electrónica”, recordó.

Y remarcó que la custodia de Gendarmería “es ilegal, es violatoria de la Ley Nº 24.660 de ejecución penal que dice que quienes cumplan prisión domiciliaria no pueden ser custodiados por fuerzas de seguridad federal”.

En su resolución, el juez de instrucción Pablo Pullen Llermanos advirtió que no aceptaba la prisión domiciliaria que el 28 de julio pasado ordenó la CIDH en su medida cautelar, y advirtió que el traslado se hacía por las “recomendaciones” del organismo internacional y que se trataba de un “mero” cambio de condiciones de detención.

Para eso construyó una prisión especial en la casa de El Carmen, que previamente los tupaqueros tuvieron que casi reconstruir, porque había sido saqueada y destruida. El juez ordenó que la parlamentaria del Mercosur deberá usar pulsera electrónica, estará controlada por efectivos de Gendarmería nacional y la Policía provincial, y todo será vigilado con cámaras de seguridad.

“Montaron un circo. Y ganaron en esta instancia generando impacto al mostrar que a Milagro la van a mantener presa sí o sí. Es un mensaje”, analizó el diputado provincial Juan Manuel Esquivel.

Un mensaje por Maldonado

Lo primero que transmitió Milagro Sala al llegar a El Carmen fue un video en el que pidió “que aparezca con urgencia” Santiago Maldonado, víctima desde hace un mes de desaparición forzada por Gendarmería nacional en la provincia de Chubut.

Además, pidió por “la liberación de todos los presos políticos de Jujuy y de los compañeros de (la Tupac Amaru) Mendoza, que injustamente están detenidos”.

Y aseguró que siente que la prisión que sufre es injusta y política. “Este gobierno nos usa para entretener a la gente y poder hacer sus negocios y sus atrocidades y seguir vendiendo nuestra patria”, culminó.