Tras una larga inactividad parlamentaria y en una jornada legislativa marcada por el reclamo por la desaparición forzosa del joven Santiago Maldonado, ayer la Cámara de Diputados de la provincia le dio media sanción a la ley que prorroga por tres años la tenencia del inmueble donde funciona el Centro cultural, político y social Olga Vázquez.

Ahora el proyecto pasa a Senadores. De aprobarse allí también, y en caso de que la gobernadora no vete la ley, el Centro evitará quedar en estado de ilegalidad y susceptible de desalojo. De ser así, las organizaciones podrán seguir utilizando el edificio ubicado en 60 entre 10 y 11, con el objetivo de conseguir en esos tres años definitivamente la expropiación.

Afuera del recinto, desde las 12 hs, los militantes del Olga Vázquez y las organizaciones que lo componen se concentraron sobre la rambla de la calle 53 entre 7 y 8, frente al ingreso a la Cámara de Diputados, mientras sesionaban los legisladores. Allí estaban el Frente Popular Darío Santillán y el Movimiento Patria Grande. Instalaron una radio abierta y una biblioteca, trasladaron las actividades de los talleres e hicieron intervenciones artísticas.

“Presentamos un proyecto de ley para que se nos dé una prórroga de tres años más hasta que realmente definan cuándo nos van a dar la expropiación definitiva, pero mientras tanto tenemos que seguir funcionando y la prórroga en ese sentido nos habilitará para hacerlo”, dijo a Contexto Jacqueline Gómez, militante del Olga Vázquez.

“Presentamos un proyecto de ley para que se nos dé una prórroga de tres años más hasta que realmente definan cuándo nos van a dar la expropiación definitiva.”

Desde el Olga Vázquez vienen sosteniendo una lucha por la expropiación del lugar. La toma del inmueble comenzó en 2003, luego de que una escuela privada lo abandonara y dejara una deuda que tendrá que pagar el Estado en caso de aprobarse definitivamente la ley de expropiación.

Desde aquella fecha fue creciendo en cuanto a la participación de organizaciones políticas y sociales que allí confluyeron, en buena medida mediante la diversidad de prácticas culturales que se practican. En 2007 consiguió que el gobierno provincial ponga en práctica una ley de prórroga que duró cinco años. Y en 2012 volvieron a obtener otra prórroga por otros cinco años, la cual vence en diciembre de este año –de ahí el apremio para que ayer se tratase en Diputados–.

Desde que asumieron las gestiones local y provincial de Cambiemos, el estado de situación de los espacios culturales independientes de La Plata se vio agravado por la falta de interés político para fomentar sus actividades. Incluso, el Municipio, a través de su Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano, ha clausurado centros culturales, bares y casas de la cultura, como lo hizo con el Olga Vazquez en agosto de 2016, por su negativa a implementar la Ordenanza Nº 11.301 que ya fue reglamentada y que habilitaría a estos espacios alternativos y los pondría bajo la órbita de la Secretaría de Cultura.

“Hoy la cultura autogestiva en La Plata está en peligro, no sólo por la cuestión del espacio físico, sino también por los tarifazos, las clausuras y porque no se puede sobrevivir si no hay políticas que nos apoyen.”

“Hoy la cultura autogestiva en La Plata está en peligro, no sólo por la cuestión del espacio físico, sino también por los tarifazos, las clausuras y porque no se puede sobrevivir si no hay políticas que nos apoyen. En el caso del Olga, esta situación queda mucho más expuesta, porque es una referencia importante en lo que tiene que ver con la cultura popular en la ciudad”, afirmó Jacqueline Gómez.

Por el Olga Vázquez circulan alrededor de doscientas personas durante la semana y quinientas los fines de semana, entre cooperativistas, artistas, estudiantes y militantes. Los fines de semana, cuando la concurrencia se duplica, realizan actividades culturales para recaudar fondos, que, sumados a los aportes de los múltiples espacios que lo conforman, generan los ingresos del Centro.

Allí funciona la Biblioteca Popular Oesterheld, la FM Radionauta 106.3, se organizan talleres abiertos a la comunidad, trabajos cooperativos, actividades artísticas, y es utilizado por organizaciones populares como lugar de encuentro para reuniones.

El Centro Cultural Olga Vázquez reclama a Provincia por su continuidad