Los sindicatos de trabajadores aeronáuticos volvieron a manifestarse frente a la precarización de las empresas estatales Aerolíneas Argentinas y Austral, que ofrecieron un aumento salarial del 14,5% para el período 2017-2018. La propuesta fue rechazada por los gremios, que llamaron a un paro de actividades esta semana. El Ministerio de Trabajo intervino con una conciliación obligatoria de quince días y los trabajadores se encuentran en alerta.

“La oferta fue rechazada y se anunció un paro total de actividades que se desarrolló ayer, y el Ministerio dictaminó la conciliación por quince días hábiles. Ahora cada sindicato está evaluando su situación. La empresa sostiene que la recomposición salarial es ‘hacia delante’, y que ‘la previsión del gobierno es de una inflación futura de 14,5 para el próximo año’. Nosotros no solo dudamos de esa cifra, sino que decimos que la recomposición tiene que ser para atrás”, dijo a Contexto Mateo Ferrería, referente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA).

Ferrería sostuvo que “la pérdida de poder adquisitivo le tocó a todo el mundo, desde los salarios más bajos a los más altos. Incluso ha habido retiros voluntarios de pilotos durante el año pasado”.

El conjunto de gremios Aeronáuticos conformado por UALA, APTA, APA, UPSA y APLA le comunicaron en el encuentro de anteayer a las autoridades de la firma estatal que quedaban desde hoy en libertad de acción para encarar medidas de fuerza, por lo que el Ministerio de Trabajo resolvió prorrogar la conciliación obligatoria por otro período para evitar una escalada del conflicto.

“Instaremos a la empresa a realizar los esfuerzos para que el salario de los trabajadores sea mejorado de acuerdo con las necesidades reales y a la inflación”, sostuvo un comunicado firmado por Edgardo Llano, secretario general de APA.

Cabe destacar que el escenario político y económico propiciado por el macrismo logró la conformación de alianzas de fortalecimiento entre los gremios UALA y APLA, históricamente diferenciados.

“Pedimos un aumento que ellos decían que era muy por encima de la inflación y yo dije que no, porque la inflación para ese período fue del 43% y nosotros cerramos en un 35%”, había expresado el titular de APLA, Pablo Biró, la semana pasada, respecto de las discusiones con las empresas estatales.

Asimismo, los responsables de estos gremios firmaron un comunicado donde reafirmaron su estado de alerta respecto del avance de las firmas “low cost” en el circuito aerocomercial argentino, hecho habilitado en el último año por el macrismo, que pone en riesgo la competencia para las empresas nacionales.

A través del documento, los sindicatos dijeron ver “con profunda preocupación que los máximos responsables de la Administración Nacional de Aviación Civil y del Ministerio de Transporte siguen sin reconocer que el sistema de transporte aerocomercial se encuentra colapsado integralmente y que está inmerso en una crisis crónica que solo el esfuerzo y colaboración excepcional de los trabajadores aeronáuticos permite que se mantenga operativo”.

Cabe señalar que APLA había padecido inconvenientes en el último año, cuando adujeron haber sido víctimas de un intento de “des-sindicalización”, al no ser reconocida su representatividad gremial por el propio Ministerio de Trabajo. El hecho se había dado tras las denuncias presentadas por pilotos sobre precarizaciones en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), por entonces a cargo de Juan Irigoín, un ex CEO de una empresa de diálisis.

“A regañadientes reconocieron a APLA como representación gremial de pilotos. Mientras tanto, siguen precarizados, con contratos que se renuevan cada tres meses. Estamos en conflicto permanente con la gestión de la ANAC, e incluso están frenadas las inspecciones a pilotos”, agregó Ferrería.