Tras diecisiete días de incertidumbre general a causa de la escandalosa manipulación de los resultados de las elecciones PASO, la expresidenta de la nación y actual candidata a senadora, Cristina Fernández de Kirchner, se presentó ayer en un concurrido acto en el Club Atenas de La Plata donde anunció el escrutinio definitivo que consagró la victoria de la lista Unidad Ciudadana. El acto, que contó con la presencia del conjunto de candidatos y candidatas nacionales, provinciales y locales, incluyó también el relanzamiento de la campaña, donde la exmandataria reafirmó la dinámica frontal y cara a cara con la comunidad, y llamó a una campaña simple, “pero a la vez profunda”.

“Para revelar el título que no nos dejaron leer el lunes después de las elecciones”, fue el anuncio de presentación a través de los altoparlantes que precedió, llegando casi a las seis de la tarde, le entrada al escenario de Cristina Fernández, acompañada por figuras como Verónica Magario, Fernando Espinoza, Fernanda Vallejos, Mario Secco, Jorge Taiana y Carlos Raimundi, entre otros. A nivel local, compartieron escenario la candidata platense a diputada provincial Florencia Saintout y la candidata a concejal Victoria Tolosa Paz.

“Esta es la primera vez en la historia donde el que gana en un escrutinio provisorio pierde en el definitivo. También es la primera vez que el candidato que es anunciado como perdedor en el recuento provisorio resulta ganador en el definitivo”, anunció Cristina frente a una multitud que colmó el estadio recubierto y la reafirmó como la conductora de la oposición al macrismo más convocante del escenario político nacional.

“Ganó Unidad Ciudadana este plebiscito al ajuste social. Dos de cada tres argentinos votaron a la oposición, dos de cada tres dijeron que no. Y no es una suma caprichosa o tendenciosa. Por primera vez, toda la oposición tomó la agenda de la economía, la del ajuste, la de ponerle un freno a los tarifazos y al desempleo”, expresó la candidata, que al subir al escenario sostuvo en alto un cartel con el rostro de Santiago Maldonado, quien lleva casi un mes cautivo de una desaparición forzosa tras haber sido interceptado por un operativo de Gendarmería en Chubut. El rostro de Maldonado fue una constante a lo largo de todo el acto, en pancartas, volantes y carteles, y en los cánticos de la gente que vociferaba “¡Dónde está, Santiago dónde está!”.

Tras un video reproducido en pantalla gigante donde se repasó el transcurso mediático de las últimas dos semanas, titulado “Crónica de la manipulación electoral”, Cristina hizo mención de la repercusión que el ocultamiento de los resultados tuvo a nivel internacional.

“La BBC habló de la ‘insólita elección en Argentina donde celebró Mauricio Macri pero cuya victoria fue después de Cristina Kirchner’. Qué imagen debe ser concebir esa noticia en otra parte del mundo. Quiero decirle al gobierno que no se seduce así. Se seduce con una buena gestión, dándole confianza a los inversores y respetando los mecanismos electorales”.

El acto se desarrolló en la dinámica que marcó el estilo de comunicación directa de Unidad Ciudadana, donde Cristina habló sin mediaciones protocolares ni locutores intermediarios, de cara a un público diverso y heterogéneo, donde familias enteras y jubilados con banderas argentinas se mimetizaban con estudiantes universitarios y sindicalistas de diversos sectores.

Sin dudas, la desaparición de Santiago fue un elemento ineludible en las expectativas sociales de las últimas semanas, hecho que CFK abordó durante su discurso: “Cuando menciono a Santiago Maldonado lo hago con cierta autoridad. Hoy se cumplen diez años de haber viajado a París con Jorge Taiana para firmar la convención internacional sobre desaparición forzada de personas. Por eso, el compromiso de Unidad Ciudadana es de convicciones profundas. Así como dijimos previamente a las PASO que debíamos ponerle un límite a la cuestión económica, estos nuevos hechos nos hablan de que tenemos nuevos desafíos”.

Tras una hora de diálogo, donde la voz de la dirigente se vio muchas veces avasallada por los gritos de ovación y afecto de las personas, Cristina culminó con un llamado a continuar con la militancia de Unidad Ciudadana. “Convocamos a una campaña ciudadana, simple pero con profundidad. Debemos llevar la voz que hemos recogido en estos meses. Les pido que gritemos juntos por Argentina”, concluyó con una sentida ovación.

Una vez más, ya con el desafío de las elecciones legislativas por delante, el acompañamiento popular volvió a ratificar la conducción de Cristina Fernández de Kirchner como principal oposición al gobierno, tal como lo hizo en las urnas y como se pudo observar en los resultados definitivos. A pesar, incluso, de un gobierno que intentó ocultarlo.