Un nuevo conflicto vuelve a poner en la mira a los delegados municipales del intendente platense Julio Garro, que en lo que lleva de gestión ya han acumulado una extensa lista de denuncias y reclamos por agresiones a vecinos de las distintas localidades.

En este caso, se trata de alguien que ya fue señalado en distintas oportunidades: Miguel Ángel Nicora, delegado de la zona de José Hernández, quien ahora es acusado de haber incentivado el allanamiento en el domicilio de Darío Díaz, dos días después de haber tenido una discusión en la calle en la que el delegado lo amenazó de muerte.

La Policía no quiere tomar su denuncia y, además, el propio hijo de Nicora golpeó al sobrino de Díaz a metros de la comisaría de la zona.

“El 7 de junio tuve una discusión casi al mediodía con Nicora. Él me había querido pegar y me amenazó de muerte. Me había dicho que me iba a ‘caer con la policía porque tenía poder político’. A los dos días, el 9 de junio, me allanaron. Me llama la atención que haya conseguido una orden de un juez en tan poco tiempo. Ni a un narco allanan tan rápido”, dijo a Contexto Darío Díaz, quien aseguró que el delegado municipal en su zona goza de “total impunidad” y que ya posee cuatro denuncias por situaciones similares con vecinos.

“Decían que buscaban un arma y una moto negra”, siguió Díaz. “No encontraron nada, pero sí me rompieron el teléfono, el placard, me robaron plata, los anillos de alianzas, cuchillos de campo de plata. Es una vergüenza, todo lo tengo notificado y nadie hace nada. Y Garro tiene un copia y sabe muy bien que pasó esto y no hizo nada”.

En esta línea, Díaz agregó que su sobrino Emanuel fue golpeado y amenazado por el hijo del propio Nicora esta semana. “No me quisieron tomar la denuncia en la comisaría. Asuntos internos no quiso investigar eso tampoco. Es el comisario Paz quien está a cargo de esa delegación”, expresó Darío Díaz respecto de la seccional policial ubicada en 511 entre 29 y 30.

Nicora ya posee denuncias por agresiones similares. A fines de 2016, fue denunciado por robos de insumos y materiales a una obra en construcción, donde también amenazó de muerte a un reconocido exconcejal.

“El intendente no puede dejar pasar que el delegado de Hernández tenga dos denuncias por golpear a vecinos”, había denunciado en su momento la concejal platense del FpV Florencia Saintout durante las diferentes presentaciones realizadas en el Honorable Concejo Deliberante.

Según manifestó Díaz, el delegado Nicora lo amedrenta por ser “militante de Bruera”, hecho por el cual, según relató, es agredido por los representantes de Garro de manera permanente.

Las denuncias por parte de la comunidad hacia los delegados oficialistas son recurrentes y tomaron repercusión en el último año. Tal es el caso del delegado de Melchor Romero, Adrián Zamudio, quien fue denunciado y apartado de su cargo por acoso hacia una mujer; o el caso del delegado de San Carlos, Federico Braccini, acusado de golpear a tres mujeres militantes del merendero perteneciente a la Unidad Básica Hugo Chávez, Villa Elvira.

Según publicaron medios locales, se suman denuncias al delegado de Villa Elvira, Daniel Quiroga; El Peligro, Federico Balda; Altos de San Lorenzo, Marcelo Barragán; y el coordinador de Centros Comunales, Alejandro Saavedra. Todos ellos se encuentran denunciados por agresiones, amenazas, abuso sexual, falta de pago a cooperativistas, entre otras.

En cuanto a la situación de Darío Díaz con el delegado de Hernández, sostiene que continuará en búsqueda de respuestas en la Municipalidad de La Plata.