La retención de votos favorables a Unidad Ciudadana durante el escrutinio provisorio de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la provincia de Buenos Aires parece ser apenas la punta del iceberg de un cúmulo de maniobras e irregularidades tendientes a beneficiar a la alianza Cambiemos.

La denuncia, que recayó en el juzgado federal de Marcelo Martínez di Giorgi, fue presentada por los diputados nacionales Rodolfo Tailhade y María Teresa García (FpV-PJ), tras detectar “falsificación de documentación electoral” en aquellas mesas donde la lista encabezada por Cristina Fernández de Kirchner no registraba ni un solo voto.

“Esta estafa electoral tiene distintos componentes. El primero, fundamentalmente, es responsabilidad del juez con competencia electoral de La Plata, Juan Manuel Culotta”, dijo García a Contexto al acusarlo de “determinar autoridades de mesa por fuera del sorteo habitual”.

“Da la casualidad que en todas las mesas donde hemos detectado irregularidades hay presidentes de mesa designados casi arbitrariamente que tienen alguna relación con Cambiemos.”

“Da la casualidad que en todas las mesas donde hemos detectado irregularidades hay presidentes de mesa designados casi arbitrariamente que tienen alguna relación con Cambiemos”, remarcó la legisladora y candidata a senadora provincial por Unidad Ciudadana.

Los denunciantes recabaron más de cuarenta casos en Presidente Perón, Avellaneda, Tigre, San Isidro, entre otros distritos. Uno de los más resonantes es el de la mesa de Pergamino que presidió Tomás Stanley, primo hermano de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. “No solamente en los telegramas aparece Unidad Ciudadana con cero votos, sino que hay falsificación de documentación electoral, de firmas y de telegramas”, sostuvo Tailhade.

“Muchos presidentes de mesa firmaron los certificados de los fiscales y en otros casos hicieron una firma apócrifa. Vamos a revisar una por una las 35.742 mesas de la provincia para constatar la paridad de firmas entre certificados y telegramas, pero lo que tenemos hasta ahora es representativo”, completó García, y consideró que “esto amerita el corrimiento de Culotta”.

Vinculado al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal, Culotta asumió como subrogante del Juzgado Federal Nº 1 de La Plata sin pertenecer a esa jurisdicción, sin concurso de antecedentes y sin conocer de cuestiones electorales. Su cargo pendió de un hilo cuando el juez Alberto Recondo lo declaró “inconstitucional”, pero el Ejecutivo bonaerense apeló la resolución y la Cámara Federal le dio vía libre para actuar en las PASO.

Además de las irregularidades que comprometen a Cullota y a las autoridades de mesa cercanas a Cambiemos, los diputados también apuntaron contra INDRA, la empresa española contratada por el Correo Argentino para realizar el escrutinio provisorio.

Tailhade y García sospechan que “operadores” de la firma dirigida por Ricardo Viaggio, ex CEO de Socma (Sociedad Macri), “intervenían digitalmente los telegramas que iban llegando al correo para su carga”.

“Esa manipulación deja huellas. Por eso ahora estamos pidiendo una auditoría”, señalaron tras resaltar que “la Cámara Electoral Nacional tiene que tomar conocimiento de todo esto” de cara a octubre.

Mientras se aguarda para la semana que viene el resultado definitivo de las PASO bonaerenses, García advirtió que “no podemos llegar a las elecciones de octubre con las mismas autoridades de mesa denunciadas por irregularidades y una enorme cantidad de votos que no se sabe cómo se consignaron”.

“Tampoco se puede repetir el papelón que se vivió con la Gendarmería en los centros de votación. Nunca una fuerza pública intervino en los comicios como lo hizo esta vez Gendarmería. En lugar de encargarse de la seguridad o el cuidado de las elecciones, intervenía autorizando o no la reposición de boletas en directa relación con las autoridades de mesa ligadas al partido gobernante”, concluyó la legisladora nacional.