Creado en 1993, Cambio Rural es un programa dependiente del Ministerio de Agroindustria encabezado por Ricardo Buryaile. Esta cartera es la que hoy asigna recursos al INTA, entidad que coordina y aporta a los técnicos para el asesoramiento de los pequeños productores. En 2014, se relanzó la segunda línea del programa, enfocado principalmente en la innovación y el aporte de valor agregado de los productos, llegando así aproximadamente a 1.347 grupos de 13.500 quinteros.

Basados en el “restructuramiento”, el Gobierno pretende pasar Cambio Rural de Agroindustria al Ministerio de Desarrollo Social, cambiándole así el enfoque y dejando por fuera a la mayoría de los pequeños productores. Ya en nuestra región, de cuarenta grupos que había en 2015 se pasó a veintisiete, y el 31 de julio de este año se dio de baja a veintiuno. De esta forma, en La Plata, Berazategui y Florencio Varela quedaron sólo seis grupos.

de cuarenta grupos que había en 2015 se pasó a veintisiete, y el 31 de julio de este año se dio de baja a veintiuno. De esta forma, en La Plata, Berazategui y Florencio Varela quedaron sólo seis grupos de beneficiarios.

A nivel nacional, “se calcula que más del 70% de los grupos han sido dados de baja”, explicó a Contexto Sergio Dumrauf, referente de la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO). Este cambio hacia Desarrollo Social “de alguna manera muestra cuál es el sentido que le quieren dar a este tipo de productores: ya no tiene que ver con la producción de alimentos para la población, sino con productores de abastecimiento”, agregó.

“Es totalmente distinto”, comentó Nazario Ramos, referente de la cooperativa de productores Nueva Esperanza. “Somos pequeños productores de la agricultura familiar los que producimos el 70% de lo que se consume en el conurbano, Capital Federal y varias ciudades del país”, sostuvo. Y agregó que la nueva modalidad “está hecha para el periurbano, para los huerteros que plantan en el fondo de su casa, que hacen eso porque les sobra tiempo. En cambio, nosotros somos productores que vivimos de lo que hacemos”.

El asesoramiento de los técnicos del INTA hacia los agricultores familiares se basa en diversos puntos, desde la producción, el cuidado del medioambiente y del suelo, hasta la creación de proyectos y la busqueda de financiamiento. “Nosotros venimos siendo asesorados por los técnicos del INTA y de una nos sacaron”, explicó Ramos. “Esto nos afecta un montón”, agregó.

Cabe destacar que los pequeños productores vienen padeciendo una crisis con ayuda casi nula del Gobierno. La disparidad entre el dinero que recibe el productor y lo que paga el consumidor, los insumos dolarizados, el aumento de los servicios, la baja del consumo, la dificultad del acceso a la tierra y los destrozos ocasionados por el temporal del 5 de febrero son algunas de las problemáticas que atraviesan hoy los pequeños productores de nuestra región. Lejos de brindar soluciones, el Gobierno de Cambiemos avanzó también con la Secretaría de Agricultura Familiar, convirtiéndola en una subsecretaría, disminuyendo así recursos y presupuesto.

“Hay un descuido al no dar lugar a los pequeños productores, no apoyarlos ni sostenerlos en cuestiones mínimas, como fue el caso del temporal”, explicó Dumrauf.

“Sacarnos el Cambio Rural es otro golpe. Es totalmente desolador lo que se ve desde el 5 de febrero”, sostuvo Ramos, quien recordó que el temporal perjudicó alrededor de un 80% de la producción. La ayuda recibida por el Estado en tanto “fue la mínima: cuatro rollos de nylon por productor y todavía no se terminó esa entrega”, agregó.

“Esto es un elemento más que muestra que la perspectiva de este Gobierno no tiene nada que ver con los pequeños productores, sino con las grandes exportaciones y el agronegocio; con la agricultura empresarial que piensa en el afuera y no en el mercado interno”, concluyó Dumrauf, destacando que una de las primeras medidas de Cambiemos fue la quita de retenciones a los agricultores que exportan.