“Si hay algo que la Tupac Amaru sabe, es construir. La casa estará en condiciones” para que Milagro Sala salga, quizá antes del fin de semana, de la cárcel del Alto Comedero, afirmó Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA. Milagro Sala está privada de su libertad arbitraria e injustamente desde el 16 de enero de 2016 por decisión del gobernador radical macrista Gerardo Morales con la complicidad de la Justicia jujeña y nacional.

Pese a que “en Jujuy el poder trabajó para romper el tejido social, la Tupac se sigue sosteniendo y por eso decidió que en cinco días la casa estaría en condiciones” para que Milagro Sala pueda cumplir allí la prisión domiciliaria como le ordenó hace más de tres semanas al Estado argentino la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sostuvo Díaz.

Como integrantes del Comité por la Libertad de Milagro Sala, Díaz y Lucía García, periodista feminista y fundadora de HIJOS La Plata, participaron de una charla en la sede platense de la CTA bonaerense, moderada por Lidia Fernández, secretaria adjunta de SUTEBA La Plata.

Díaz se refería a la vivienda ubicada en la localidad de El Carmen, a unos 30 km de la capital jujeña, que la Tupac había construido como centro de rehabilitación pero que, tras la detención de Milagro Sala, fue saqueada por desconocidos que arrancaron ventanas, puertas, sanitarios, se robaron también los muebles y hasta la dejaron sin luz ni agua.

Hasta 2015, la Tupac Amaru tenía en marcha su propio sistema de construcción de viviendas, fábricas, escuelas y centros de salud para estar allí donde el Estado provincial feudal no estaba presente para los más necesitados y explotados, entre otros, por los ingenios de Pedro Blaquier.

“Estamos en un momento donde el martirio se sostiene y se acrecienta, y muestra que la crueldad puede ir un poco más allá. Hay una pedagogía de la crueldad que se ha puesto en funcionamiento en Jujuy y que pone a Milagro Sala y a su organización como el chivo expiatorio del sistema […]  por lo que representa en la conquista de derechos a partir de la organización”, sostuvo Díaz.

Presos políticos en el norte y un desaparecido en el sur

La dirigente trazó un paralelismo entre el “norte colla y el sur mapuche” y entre “los presos políticos” en el norte y “un desaparecido” en el sur. Y lamentó que “parte de la población que votó en las PASO piense que no tiene nada que ver con eso porque descendió de los barcos”.

“Es muy importante que no cesemos en reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado”, dijo Díaz. El joven está desaparecido desde el 2 de agosto cuando la Gendarmería Nacional se lo llevó de la Comunidad Pu Lof en Resistencia de Cushamen, en la provincia de Chubut.

Paradójicamente, en ambos casos la Gendarmería juega un papel en “los dispositvos de represión” emanados del poder político al amparo de la Justicia.

“Protegen a la Gendarmería en el sur y la ponen a ‘cuidar’ a Milagro Sala en su prisión domiciliaria”, advirtió Díaz durante la charla titulada “Mujeres de La Plata debaten por la libertad de Milagro Sala” ante un público mayoritariamente femenino en lo que se transformó en una charla informativa con el objetivo de “entender la dimensión de lo que ha sido la detención” de la dirigente de la Tupac.

“Su detención fue ni más ni menos que el temor a lo que ella representa”, afirmó Lidia Fernández al presentar el encuentro, donde instó a “pensar en la construcción de poder” y en el “comportamiento obsceno” del poder imperante en la Argentina macrista.

Lucía García comparó la “domiciliaria tan problemática” que se le otorgó a Milagro Sala con las “facilidades” que la Justicia otorgó “a los genocidas de la dictadura”, beneficiados con domiciliarias en las que ningún juez controla el domicilio y donde tampoco se controlaban las visitas, como pretende la Justicia jujeña con la diputada del Parlasur.

“El Poder Judicial quedó impune desde la dictadura”, afirmó García, antes de cuestionar la “misoginia” y la “inoperancia” reinante en ese poder del Estado. “Estas son discusiones pendientes que pone en evidencia la situación de Milagro Sala”, sostuvo.

Tras la cautelar de la CIDH, el Comité por la Libertad de Milagro Sala impulsó una campaña para recolectar fondos y así reconstruir lo antes posible la vivienda. Los abogados de Milagro Sala decidieron no apelar los dictámenes aberrantes de los jueces jujeños para no dilatar la salida de la cárcel, aseguró Díaz. Esto será una vez que Milagro esté afuera, adelantó.