“Evidentemente, los tiempos electorales son más importantes que recibir a los inundados a pesar de que en campaña (la gobernadora María Eugenia) Vidal dice que recorre y toca timbre todos los días. Evidentemente no tuvo tiempo, como sí lo tiene para ir a distintos canales convirtiéndose en una candidata testimonial y hablando mucho más que los candidatos que sí tenían que hablar y hacer sus propuestas”, afirmó a Contexto Alejandro Albano, de la Asamblea de Inundados de Tolosa, una de las más activas de la ciudad.

El encuentro con autoridades del Ejecutivo Vidal, que había sido suspendido el pasado jueves por el jefe de asesores del Ministerio de Gobierno, José Richards, fue aplazado hasta ayer. Sin embargo, el funcionario “tampoco estuvo y fuimos recibidos por dos funcionarios de menor rango”.

“La reunión no fue positiva, ya que esperábamos reunirnos con Richards”, sostuvo Albano. Y consideró que se trató de “una decisión política de la gobernadora”, pues esa reunión en Casa de Gobierno “era continuación de la reunión que tuvimos con ella en octubre del año pasado”.

“Tuvimos una reunión, pero no era lo que esperábamos. Parece que hay una decisión política según la cual el tema de las inundaciones en La Plata ya no está en la agenda de la gobernadora, y la agenda pasa por hacer política de cara a las legislativas”, afirmó.

A más de cuatro años de las trágicas inundaciones del 2 de abril de 2013 que oficialmente dejaron 89 muertos, aunque la cifra fue superior según los propios vecinos, asambleístas de numerosos barrios siguen reclamando una serie de respuestas que siguen sin llegar desde las máximas autoridades, empezando por la propia Vidal.

Para la reunión del jueves estaba previsto abordar una reducción por menusvalía en el impuesto inmobiliario de los inundados de La Plata, la conformación de una mesa de coordinación de la gestión del riesgo hídrico en la región, ya que el Comité de Cuenca no cumple ninguna función, y respuestas sobre la subejecución presupuestaria del año 2016 de los programas referentes a las obras de nuestra región y programa de viviendas, y sobre el Plan estratégico de infraestructura 2017-2023.

“Necesitamos tener una respuesta sobre la reducción del impuesto inmobiliario para los inundados. El compromiso de la gobernadora era trasladarlo al ministro de Economía y darnos una respuesta, pero pasaron más de seis meses y no hemos tenido ningún tipo de respuesta”, precisó Albano.

Los asambleístas también esperaban recibir información del Ejecutivo sobre el plan de obras. “Tampoco lo tenemos”, enfatizó. “Siguen hablando que las mismas terminarán en diciembre de este año, pero está claro que las obras no van a terminar, a pesar de que en esa reunión ella nos dijo que los hechos nos iban a confirmar que las obras terminarían en la fecha que ella decía”, agregó Albano.

“Otra vez más la realidad indica que lo que nosotros decimos se cumple: los funcionarios no son claros y nosotros como vecinos exigimos nuestro derecho a tener información pública”, afirmó.

Sobre ese reclamo, los asambleístas recurrieron no sólo a la Justicia, sino a las Cámaras legislativas, a la Defensoría del Pueblo y recientemente a la Secretaría de Derechos Humanos. “Planteamos nuestra inquietud sobre la subejecución de las partidas presupuestarias en 2016 en lo relacionado a obras hidráulicas y vivienda. No sabemos dónde fueron a parar esos fondos”, sostuvo Albano.

En este marco, los vecinos “pusimos de manifiesto la descoordinación que existe entre los diferentes organismos del Estado. Muchos están haciendo las mismas tareas”. Eso implica una “mala afectación de los recursos públicos”.

Respecto del Plan estratégico infraestructura 2017-2023 sobre el cual habla el Gobierno de Vidal, los vecinos reclamaron “saber exactamente de qué obras están hablando para nuestra región, cuáles serán los periodos de ejecución y cómo se destinarán los fondos”.

El sistema de alerta temprana y el plan de contingencia son otros de los dos puntos fundamentales para los vecinos que sufrieron la tragedia del 2 de abril de 2013. “Planteamos que a partir de convenios entre la UNLP y el CONICET se hicieron planes con afectación de fondos para proyectos específicos en la ciudad de La Plata como un sistema de alerta”.

“Extrañamente, se está empezando a implementar en ciudades del interior bonaerense pese a haber sido elaborado con fondos destinados para nuestra ciudad, que tuvo al menos 89 muertos”, explicó.

“Eso es inentendible, sobre todo teniendo en cuenta que desde el ámbito municipal (conducido por el macrista Julio Garro) pregonan un sistema de alerta temprana que no tiene las consideraciones del sistema que se está empezando a aplicar en el interior, que permite detectar rápidamente qué zonas son afectadas por una posible inundación.”

Albano subrayó que desde el Gobierno provincial y municipal debe haber una mayor tarea de “concientización”, porque “estamos en una región inundable, no sólo una ciudad inundable. Hay que hablar de La Plata, Berisso y Ensenada como un todo, como una región”.

En ese contexto, la Asamblea de Inundados de Tolosa lanzó este jueves una encuesta para saber qué información tienen los platenses sobre un plan de contingencia, sistema de alerta y obras que se están realizando en la ciudad.