Las trabajadores de la Línea 144, que atiende, asiste y orienta a las mujeres víctimas de violencia de género, denuncian que son “sometidas a violencia” por parte de la gestión de Vidal y de las autoridades de la Secretaría de Derechos Humanos conducida por Sergio Cantón. En un comunicado que se difundió ayer por las redes sociales, señalaron que la precarización laboral que padecen también es violencia.

“El Estado no sólo no respeta sus derechos, valorando y jerarquizando a estas trabajadoras, sino que las violenta de diversas formas: precarización laboral, salarios por debajo de la línea de pobreza, test de embarazos para ingresar, firmas de declaraciones juradas sobre pertenencia política, son sólo algunas de las violencias que sufren quienes trabajan en la Línea 144”, explicaron en el comunicado.

En esta área de atención telefónica, las trabajadores denuncian que escasean “los recursos para intervenir integralmente a favor de los derechos de las mujeres”. La línea 144, solamente en el mes de junio, atendió 30.000 mil llamados con setenta operadoras. En este ultimo tiempo, las comunicaciones se han incrementado producto en parte de la gran difusión de la misma. Sin embargo, no fue reforzada con personal.

“Las personas que están para recibir esas llamadas no llegan a cubrir la cantidad que se necesita. Cada llamada tiene un tiempo de escucha, de acompañamiento, de derivación correspondiente; no son llamadas que se puedan resolver en pocos minutos”, explicó a Contexto Veronica Misseri, delegada de la Junta de ATE en esta Secretaría. “El personal no alcanza”, destacó.

Cabe destacar que la poca cantidad de trabajadoras no está en situaciones laborales ideales. En esta área, al igual que en otras de la Secretaría, el personal se encuentra con cuatro formas de contratación: planta permanente, temporaria, monotributo y tercerizados. En la 144, estos dos últimos contratos son los que priman. Hace cerca de un año y medio, la tercerización llegó a través de la empresa Provincia Net bajo la forma de “empleadas de comercio”, recibiendo sueldos que en algunos casos no superan la canasta familiar y en otros directamente apenas pasan la línea de indigencia.

“Son personas que están trabajado dentro de la Secretaría, que son trabajadores y que por lo tanto tienen los mismos derechos que cualquier trabajador.”

Desde ATE “estamos pidiendo la estatización del servicio, el ingreso de las compañeras contratadas, por Provincia NET o por la Secretaría, a la planta del Estado para fortalecer áreas que nos parecen que son importantes en este contexto, por la problemática especifica y el ingreso de todas y de todos al Estado”, dijo Misseri.

Ante los atropellos que sufren los empleados de esta área, la organización sindical no es una opción. “Las personas contratadas no tiene derecho a decir una sola palabra y a participar gremialmente por miedo a perder su trabajo”, explicaron los trabajadores en una serie de spot que lanzaron para difundir y visibilizar sus problemáticas.

Al ser personas contratadas de esta forma y que “claramente necesitan un trabajo del cual dependen para subsistir, se ha prestado a situaciones en donde se aclaró que por ser contratados no pueden participar de medidas gremiales”, explicó Misseri, quien junto con el resto del cuerpo de delegados de ATE en la Secretaría reconocen a los trabajadores de esta línea como pares.

“Son personas que están trabajado dentro de la Secretaría, que son trabajadores y que por lo tanto tienen los mismos derechos que cualquier trabajador. Están haciendo trabajo de personal de planta y fueron contratados para eso”, sostuvo Misseri, y agregó que “no fueron contrataciones circunstanciales o para una tarea especifica, sino que están cumpliendo tareas que el personal de planta del personal de la Secretaría tiene que hacer”.

Por otra parte, en la campaña de difusión que llevan a cabo los trabajadores, señalan que el personal de la Secretaría de Cantón no sólo resulta insuficiente en la Línea 144, sino también en el área encargada de controlar las condiciones de detención en el territorio bonaerense. Según explicaron, en la provincia de Buenos Aires “hay 37 mil detenidos en condiciones infrahumanas”, pero sólo dieciocho personas para controlar la situación en 55 unidades penitenciarias.

Ante este panorama, hoy los trabajadores y trabajadoras de la Secretaría se reunirán en asamblea para organizar un plan de lucha, mientras continúan con la campaña de visibilización de este conflicto.