A trece días de su desaparición, Santiago Maldonado se convirtió en un nuevo símbolo de lucha contra la represión y la violencia institucional. Los únicos que no parecen replicar esa voz de repudio son los principales medios de comunicación y el Gobierno, quienes han insistido en la última semana tanto en desviar la atención de las causas que implican a las fuerzas de seguridad chubutenses, como omitiendo todo tipo de mención sobre el tema.

En pleno desarrollo de las elecciones PASO, una manifestación se llevó adelante en el colegio donde a Santiago le hubiera tocado votar, los mensajes de repudio y pedido de aparición durante la jornada electoral se viralizaron en todas las redes sociales y, culminadas todas las campañas, la incertidumbre respecto de su paradero se profundiza.

“Indudablemente, el Gobierno no quiere reconocer que se trata de un delito de desaparición forzosa. El autor es el Estado y los partícipes son las fuerzas de seguridad. Y aquí la única fuerza de seguridad que estuvo fueron tres escuadrones de Gendarmería. Es tal la negación que hace el Gobierno, que quieren instalar un descreimiento total de los mapuches”, dijo a Contexto Sonia Ivanoff, abogada de Facundo Jones Huala, dirigente mapuche detenido en Chubut, cuyo movimiento fue el motivo que llevó a Santiago Maldonado a visitar la región donde fue visto por última vez, según testimonios, tras ser abordado por un fuerte operativo de Gendarmería.

Ivanoff agregó: “Quieren instalar que no debemos creerle a los mapuches respecto del operativo que se llevó a Santiago, pero sí tenemos que creer la versión de Gendarmería, que tuvo seis horas el lugar sitiado. Es mucho más fácil difamar o, como quieren hacer los medios, mostrar a los mapuches como un enemigo interno”.

Jones Huala cumplía casi un mes de la detención arbitraria e ilegítima cuando se desarrolló un repudio por parte de compañeros mapuches. Santiago Maldonado se acercó a solidarizarse con la lucha del Lof y allí fue emboscado por efectivos de Gendarmería, que atacaron con balas de plomo y goma.

Asimismo, el viernes en la ciudad de Mendoza fueron detenidas las hermanas Camila y Aldana Damico, quienes se encontraban en la marcha que reclamó por la aparición con vida de Santiago Maldonado, y fueron liberadas a las 4 de la mañana de la Comisaría 3ra. A las mujeres se les inició una causa por presunto daño agravado, al ser acusadas de pintadas un edificio que es patrimonio provincial. Durante las horas en que estuvieron detenidas fueron acompañadas por su familia, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y legisladores.

Por su parte, la abogada Huala anunció que en simultáneo con el allanamiento que se realizó el último fin de semana en la casa de Maldonado se peritó una camioneta en el Escuadrón 37 de José de San Martín que “misteriosamente” estuvo tres días guardada en un galpón.

“La única fuerza de seguridad que estuvo fue Gendarmería. Según los testimonios, a Santiago se lo subió a una camioneta blanca con franjas verdes en la ruta”. Según agregó la abogada, los efectivos que llevaron adelante el operativo se quitaron los nombres de identificación que van pegados con abrojo al uniforme.

“Lamentablemente, las primeras 48 horas son las más importantes en el curso de investigaciones de esto y, en este caso, las pruebas parecen aparecer por goteo”, concluyó Ivanoff.