Cristina Fernández de Kirchner realizó su último acto proselitista antes de las PASO en la sede inconclusa que la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) tiene en la localidad de González Catán. La acompañaron todos los integrantes de las listas de Unidad Ciudadana por la provincia de Buenos Aires, que fueron recibidos por una multitud de militantes y vecinos matanceros.

Al tomar la palabra, la expresidenta y precandidata a senadora nacional destacó que de cara a las primarias “estamos discutiendo acerca del trabajo, de los que lo han perdido o tienen miedo de perderlo; de la comida que no alcanza, no solamente en los comedores y merenderos que explotan de chicos, sino en las casas de los pobres, de los humildes y también de la clase media; de los remedios; de las facturas impagables”. En definitiva, resumió, cosas que antes “no eran un problema”.

“Necesitamos que el Gobierno entienda que está llevando adelante un rumbo económico equivocado”, dijo, y luego apuntó contra su rival de Cambiemos, Esteban Bullrich: “Decían que era el mejor ministro de Educación de la historia argentina, pero lo tienen que esconder y hacerlo callar, porque cada vez que abre la boca espanta a miles”.

“Y ahí la tienen también a la gobernadora (María Eugenia Vidal), que tuvo que abandonar sus funciones para sumarse a la campaña y trajinar por todos los estudios de televisión”, completó.

Cristina puso de relieve así el alto nivel de rechazo que cosechan los candidatos del oficialismo en la provincia de Buenos Aires, donde Vidal se vio obligada incluso a ser la principal oradora durante el cierre de campaña de Cambiemos en el Club Asturiano de Vicente López, a pesar de no integrar ninguna de las listas que compiten en los comicios de medio término.

En otro tramo de su discurso, Cristina se refirió a la desaparición de Santiago Maldonado y comentó que el domingo último pudo comunicarse telefónicamente con el hermano de la víctima, Sergio Maldonado, y su esposa Andrea.

“Nunca pensé que iba a tener que volver a escuchar el testimonio doloroso de familiares sobre un joven que había desaparecido luego de una represión conducida por fuerzas de seguridad nacionales y por un importantísimo funcionario del Gobierno (Pablo Nocetti, jefe de Gabinete de Patricia Bullrich). La verdad que me corrió frio por la espalda. Por la Argentina, por nuestros hijos y nietos, el Gobierno debe aclarar la situación y que aparezca con vida Santiago Maldonado”, exigió la exmandataria.

El joven de veintiocho años fue visto por última vez el 1° de agosto pasado, cuando Gendarmería arremetió a sangre y fuego contra la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia de Cushamen, al noroeste de la provincia de Chubut. Varios testigos afirman que Santiago fue secuestrado por efectivos de la fuerza en una camioneta blanca que arrancó rumbo a Esquel.

Hacia el final del acto, Cristina pidió “a todos los que vayan a votar este domingo que miren a su alrededor lo que está pasando, que escuchen, que hay millones de compatriotas que la están pasando mal”.

“Que el voto sea lo suficientemente fuerte, claro y contundente para que el Gobierno entienda que así no se puede seguir, que debe cambiar el rumbo económico. Esto es clave para la Argentina y para todos”, enfatizó.

En el escenario, junto a Cristina, se encontraban los principales precandidatos de Unidad Ciudadana, entre ellos Florencia Saintout, quien aspira a una banca en la Cámara de Diputados bonaerense.

“Mucha fuerza y mucho corazón para este domingo. Votemos todos y todas contra este modelo de ajuste tan terrible, que tantos padecimientos está trayendo a los argentinos”, sostuvo la actual concejala platense y decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP.

Por su parte, el compañero de fórmula de la expresidenta, Jorge Taiana, lamentó que Cambiemos continúe “jugando a que todo es responsabilidad del pasado o del pesado futuro”.

“Está claro que el país no puede seguir así, no puede seguir con el endeudamiento y la especulación financiera como única forma de traer divisas y tampoco puede continuar con la estrategia de destrucción de la pequeña y mediana empresa”, aseguró el precandidato a senador nacional.

Para Taiana, el Gobierno debe dejar de “transferir recursos de los que menos tienen a los que más tienen, para repartir de una forma más equitativa”. Además, propuso frenar las importaciones que están “destruyendo muchos puestos de trabajo” en los sectores más sensibles y “declarar una emergencia alimentaria como plantean los movimientos sociales”.

Universidad fantasma

La anfitriona del acto fue la intendenta Verónica Magario, quien explicó por qué Unidad Ciudadana decidió cerrar su campaña en la sede de la UNLaM de González Catán: “Es un símbolo de las tantas obras que han quedado paradas por el abandono de Nación y Provincia”.

Tras la decisión macrista de no girar fondos para terminar el edificio universitario que se había iniciado durante la administración de Cristina, la municipalidad puso dinero de su propia recaudación de impuestos para avanzar con la obra.

“Con la plata de los matanceros terminamos una sede para 3.000 alumnos, que puede ampliarse para 8.000. Sin embargo, tanto el presidente como el candidato que fue ministro de Educación, Esteban Bullrich, decidieron no pagar a los profesores y hoy la sede no puede funcionar. Por eso decimos que esta es nuestra Universidad fantasma”, señaló Magario.