La Policía de la provincia de Jujuy que gobierna el radical Gerardo Morales reprimió ayer por la mañana a trabajadores pertenecientes al Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM) mientras realizaban una manifestación por mejoras laborales en Vinalito, una localidad del departamento de Santa Bárbara. Hubo diez detenidos, que fueron liberados a las seis de la tarde.

Desde el gremio que representa a los municipales de toda la provincia afirmaron a Contexto que se manifestaban caminando sobre media calzada del puente que pasa sobre el río San lorenzo, en las afueras de Vinalito de manera pacífica y sin intenciones de cortar la circulación.

La Policía de Gerardo Morales, cuestionado por mantener presa a Milagro Sala a pesar de la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que sea liberada, llegó al lugar de la protesta y obligó a los trabajadores a circular por fuera de la calzada, al costado del camino.

“Desistimos del corte de media calzada en el puente San Lorenzo y nos vinimos a Libertador para movilizar pacíficamente por un reclamo que lleva cerca de un mes”, relató al portal El Submarino de Jujuy el referente del SEOM, Santiago Seillant.

Fuentes del sindicato explicaron a Contexto que los trabajadores reclamaban por mejoras salariales, con sueldos por debajo de los 3.000 pesos en una paritaria que alcanzó apenas el 6%, con descuentos por días de paro y contra la precarización laboral. “El gobernador nos quita día a día los derechos y sigue las políticas nacionales que nos destruyen los salarios, nos persiguen y nos hacen causas”, dijeron.

“Nos llamó la atención el operativo, porque significa un gasto mayor que el que puede costar solucionar el conflicto”, agregó Seillant, y estimó que los manifestantes era cerca de 60, mientras que los efectivos policiales llegaban a 500.

El gremialista interpretó que el operativo pudo haberse organizado porque “el gobernador iba a hacer un acto en Calilegua y quizás le molestó que estuviéramos al costado de la ruta”.

Hoy los municipales jujeños harán un paro provincial contra la represión y evaluarán qué pasos seguir en el reclamo.