Víctima de la represión de Garro lo acusó de “promesas falsas”

107

Las imágenes de la represión contra trabajadores municipales que aquel día de enero de 2016 ordenó el intendente platense, el macrista Julio Garro a poco de asumir se vieron por televisión en todos lados. Mujeres y hombres reprimidos con balas de goma frente a la Municipalidad.

Ana Suárez, empleada municipal que hoy tiene 50 años, fue una de las más afectadas. Su espalda recibió varias balas de goma. Hasta entonces trabajaba en la secretaría de Espacios Públicos. Estuvo meses sin trabajar y con licencia a raíz de los problemas de salud que empezó a sufrir: hernia de disco, problemas de columna y dificultades para caminar, un tumor en un ovario y secuelas psicológicas.

Esta mañana decidió sentarse en la entrada posterior de la Municipalidad y encadenarse junto con una de sus hijas. “Desde enero no cobro un sueldo porque me bajaron el contrato”, dijo a Contexto, antes de asegurar que “Garro se comprometió hace dos meses pero hizo promesas falsas y mentirosas”.

“Y hoy mandó a la infantería. Hasta el megáfono me sacaron”, gritó Ana antes de advertir: “me voy a quedar acá el tiempo que sea necesario. Mis hijos no tienen porqué pasar hambre”, reclamó.