Ayer los vecinos de San Carlos se movilizaron con fuertes críticas a Federico Braccini, delegado de Julio Garro en esta localidad. Según denunciaron el día sábado, tres mujeres del Movimiento Octubre, fueron agredidas por el referente comunal cuando repartían volantes en la vereda donde funciona el merendero de la Unidad Básica (UB) Hugo Chávez, al que asisten diariamente 50 niños, ubicado en 141 entre 525 y 526. Las mujeres recibieron insultos, empujones y amenazas por parte de esta patota.

“Cuando pasó todo esto nos quedamos petrificadas sin saber qué hacer. Somos mujeres. La Unidad Básica Hugo Chávez es de mujeres”, explicó Daniela Torres, referente de esta copa de leche, quien denunció penalmente a Braccini. “Nosotras lo que sufrimos fue violencia de género de estas personas que pertenecen al Estado”, agregó.

Desde la UB destacaron que también sufrieron “violencia institucional” porque a Braccini lo pusieron a cargo de la delegación “y ese fue Julio Garro; entonces nosotras le pedimos al intendente que lo retire o que esta persona renuncie”.

Según consigna la denuncia, Braccini se presentó con 5 hombres más en el merendero señalando que era el delegado barrial. Las mujeres en tanto, hicieron lo propio y le comentan que allí funcionaba una copa de leche y que estaban repartiendo volantes en la vereda. “A mi me importa un carajo quien sos. Yo no te pregunté qué carajo tenías acá”, habría respondido el delegado.

En ese momento “se torna mucho más agresivo, nos tira la mesa con todos los volantes que teníamos arriba, nos rompe todos los volantes”, explicó Torres. “Le digo que era mi propiedad privada”, agregó la referente , quien señaló que la respuesta de Braccini fue: “Si ésta es tu casa”, (en referencia al merendero) “pero esta es la vía pública y me pertenece”.

El delegado habría ingresado a la puerta del merendero, rompiendo carteles y tirando materiales. Desde la UB señalan que quería golpear a Torres, a quien insultó en reiteradas ocasiones. Según consigna la denuncia ese momento, una de sus compañeras sacó un celular para filmar pero fue empujada al suelo por uno de los hombres que acompañaban al referente comunal, al tiempo que le rompieron el teléfono y continuaron con los carteles de la UB. Antes de irse el delegado de San Carlos, amenazó a Torres diciéndole “negra de mierda si yo vuelvo a cruzar por acá y veo los carteles de nuevo te cago a tiros”.

“Nosotras igual subimos el cartel de nuevo y volvimos a pegar todos los afiches de Unidad Ciudadana porque es nuestro derecho; nuestro derecho a elegir en democracia”, sostuvo Torres, quien destacó que hace diez años que tienen la UB sin ningún altercado. “Nosotras acá fuimos violentadas por repartir la boleta de Unidad Ciudadana; fue por eso”, agregó.

Ante este panorama, las referentes de la copa de leche fueron a radicar la denuncia y se encontraron con que otros militantes, de la misma fuerza política, habían sido atacados previamente por la patota de Braccini, incluso golpeando a un niño de 13 años.

“Nosotros estábamos en 143 y 520 como toda la vida lo hicimos sin ningún problema, cuando se apersonó el delegado diciendo que teníamos que sacar la mesita”, explicó Guillermo Coster, uno de los militantes que estaba en esa esquina. Según señalaron, se negaron a retirarse por lo que Braccini se fue, para luego enviar una patota al lugar, quienes advierten que debían irse porque la orden “viene de arriba”.

En 143 y 520 se resistieron, por lo que después Braccini y su gente, fueron a la copa de leche. “Lo que no pudieron hacer con nosotros evidentemente lo hicieron con las compañeras”, explicó otros de los militantes, quien destacó que el delegado fue atacar a un lugar donde había todas mujeres.

Cabe señalar que a este merendero nunca se acercó personal municipal a brindar ningún tipo de ayuda, sino que se mantiene a base de colaboraciones de madres y vecinos. “Jamas se había presentado. Se presenta a golpearnos, a pegarnos, a insultarnos, a eso se presenta”, sostuvo Torres, quien destacó que Braccini “no se encarga de cumplir su deber, de tener en condiciones el barrio de San Carlos; se encarga de patotear a una copa de leche, a patotear a mujeres, a golpearlas”

Los vecinos que se movilizaron ayer a las puertas de la delegación no fueron recibidos por el delegado comunal, con quien pretendían dialogar para que garantice la seguridad de los niños y las mujeres de la copa de leche, así como también para los militantes del barrio.

“Queremos que pongan la cara porque queremos una elección tranquila y pacífica como la hemos tenido toda la vida”, sostuvo Coster y agregó “queremos una solución, que sea pacífica; él está para hacer no para romper”.

Este reclamo también va a ser llevado a cabo en el Concejo Deliberante hoy, donde los ediles del Frente para la Victoria elevarán un pedido de informes sobre Braccini y las situaciones denunciadas.