Con un desempleo que escala al 8%, La Plata es una de los distritos con mayor desocupación de la Provincia de Buenos Aires, según los últimos datos aportados por el INDEC. Los Hornos, una de las localidades con más habitantes de la región, no escapa a esta realidad: mientras cae el trabajo, los comedores se ven con da vez más niños, adultos y ancianos que van en busca de un plato de comida.

Con ese porcentaje, Los Hornos con 63213 habitantes según estipula el último censo, el número se traduce en más de 5 mil hornenses desempleados. La caída del trabajo, de las changas y de los trabajos informales, ponen a esta localidad entre los sectores más relegados de la zona.

En ese contexto, los comedores de la localidad se ven en constante crecimiento. Tal es el caso de “Héroes de Malvinas”, emplazado en 153 entre 64 y 65 desde hace 30 años. Hasta diciembre del 2015, este comedor (a pesar que en el 2001 llegó a asistir a 300 familias) ya no cumplía esa función porque las necesidades que les demandaban los hornenses eran otras: estudio y capacitación en oficios.

“Nos enfocamos en eso; en poder dar las herramientas que la gente demandaba”, dijo a Contexto Paola Palmieri, una de las referentes quien agregó que “a partir de 2016 empezamos otra vez a cocinar y a asistir con alimentos a la gente. Hoy estamos más o menos en 50 familias y eso va creciendo”.

Al Héroes de Malvinas hoy van familias enteras: madres, padres, hijos y abuelos. “Vienen jubilados que no les alcanza, que optan por comprar los remedios o la comida, ni hablar de poder pagar un servicio”, relató Palmieri y agregó que a su vez tienen ollas populares “en distintos asentamientos de Los Hornos de los cuales la demanda es aún mayor todavía”.

Desde este comedor, señalan que este incremento se debe a una de las principales preocupaciones de los vecinos: la falta de empleo. “La verdad que uno prepara los alimentos y llega un momento que te das cuenta que no va alcanzar porque es cada vez más la demanda, por el tema del trabajo; no hay laburo”, sostuvo Palmieri y agregó que “la necesidad de trabajo es muchísima pero no hay oferta”.

El desempleo “se nota mucho en un lugar como Los Hornos. La gente que vivia de changas, que tenia un oficio, hoy por hoy no puede vivir de eso”, comentó Palmieri.

En ese contexto, muchos hornenses buscan generar nuevos ingresos acudiendo al Parque Julio López ubicado en 66 y 151, donde los sábados funciona una feria que, por la necesidad de generar un ingreso, se está extendiendo a los días viernes y domingo, así como también en la cantidad de feriantes.

“Acá es mucha la desocupación que hay. La gente se quedó sin trabajo y ahora se hace un pesito en la feria del parque. Es lo mismo que nos pasa en el comedor, en el 2015 no teníamos gente para comer, y ahora es una demanda todos los días viene gente a pedirnos un plato de comida”, explicó a Contexto Norma Paz, feriante y parte del Heroes de Malvinas.

El Parque Julio López hoy tiene alrededor de 70 vendedores. Antes, era solo feria artesanal, pero los puestos empezaron a variar y hoy hay fundamentalmente ropa usada y comida, al igual que en muchas de las plazas de La Plata.

Norma Paz, como mucho de los feriantes, comenzó en el 2015 a ir al Parque ante la necesidad de tener nuevos ingresos. “Yo trabajo en casas de familia y mi marido es albañil; la albañilería bajó un montón y el único sostén de la casa soy yo que trabajo toda la semana y los sábados refuerzo algo en el parque vendiendo comida y con mi hija”, comentó.

“El desempleo en Los Hornos aumentó un montón y aparte la gente tiene boletas de gas y de luz impresionantes. Entonces tenes que salir a hacer un mango más para poder pagar los impuestos y tener para la comida”, sostuvo Paz.