Ante la caída del consumo, comerciantes se sienten “desprotegidos” y poco acompañados por Garro

140

Los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad fueron los primeros en sufrir la caída del consumo que generó el ajuste de la gestión Cambiemos en La Plata.  En este sentido, a pesar de que en la mayoría de los casos mencionan la problemática como algo que se da a nivel general en el país, no dejan de reclamarle al Gobierno local la falta medidas paliativas y la desprotección que sienten por parte del municipio. La ausencia estatal se hace más palpable se hace más palpable aún en el Oste plantese y en Villa Elvira.

Iván Figueroa, titular la Unión de Comerciantes Minoristas de La Plata, consultado sobre la situación del sector en Villa Elvira, pidió permiso para resumir todo en una frase: “El que estaba bien ahora subsiste y el que estaba mal, cayó en picada”. De tal modo que reclama que el gobierno local le entregue al menos un beneficio impositivo para poder palear la pobreza que empiezan a sentir en los propios bolsillos de los comerciantes. “Estamos pidiendo que por lo menos desde el municipio haya un reducción del 50% de las obligaciones”, detalló Figueroa.

“No puede ser que el Banco Provincia ayude a los hipermercados y no a nosotros”, completó y se quejó porque “el Municipio y la Provincia cobran impuestos impagables pero no dan servicios de calidad” a cambio. “El comerciante no tiene asfalto, no tiene luz, no tiene seguridad, y cuando se hace de noche tiene que dejar de atender o vivir enrejado”, detalló.

Por su parte, Gustavo Celestre, titular de la Asociación de Comercio de Los Hornos, entidad que nuclea unos 500 comercios y monitorea a unos mil, la zona no se escapa al panorama general y evalúa entre un 15% y 20% “seguro” la caída del consumo.

En ese escenario, el rubro más castigado, comenta Celestre, es el inmobiliario, con un descenso del 60%, “tranquilo”. También habrían sentido más el golpe los comercios vinculados a refaccionar o embellecer el hogar. “Es lo primero que se corta cuando aumenta la luz, el gas y la nafta”.

Celestre explicó que, aunque se trabaja semana tras semana para buscar alternativas y mantener el nivel de actividad, lo único que sirve es que “la gente tenga plata en el bolsillo y que el salario no pierda con la inflación”.

En tanto, para Hugo Mollo, presidente de la Cámara de Supermecadistas de La Plata,  hay problema de “desprotección municipal” hacia los comerciantes de La Plata. El dirigente se mostró molesto con la Ejecutivo local por no regular la llegada de supermercados chinos, quienes se estarían instalando sin respetar la ley de cercanía, lo que suele saturar de oferta las zonas donde se radican.

Mollo también se sumó a quienes cuestionan la promoción del Bapro y de las firmas más reconocidas como Nini, Carrefour o Wallamart, entre otras. “No nos podemos hacer cargo de un descuento del 25%, para nosotros es imposible”, apuntó. “Además ellos tienen la ayuda de los bancos y básicamente tienen el poder de fijar los precios para subirlos y bajarlos según el día”, agregó.

Por último, dio un ejemplo para graficar lo que viven sus colegas. Irónicamente, en los supermercados, “empleado que se va no se repone”.