De cara a las inminentes elecciones PASO, Unidad Ciudadana se perfila como el principal sector de disputa de los votos oficialistas y sus precandidatos continúan en su recorrida del territorio bonaerense. En camino a conocer la situación de los habitantes de la región de San Antonio de Areco, la precandidata a diputada nacional Fernanda Vallejos conversó con Contexto sobre las principales preocupaciones de la población, los mitos del discurso macrista y la necesidad de plantear estas elecciones de medio término como una posibilidad de poner un freno a la “desorganización de las vidas” que generó Cambiemos desde su llegada.

-Los medios insisten en instalar discusiones sobre “corrupción” o “inseguridad” en lugar de propuestas concretas. ¿Cómo se puede superar ese discurso?

-Justamente por eso desde UC estamos planteando una campaña de proximidad y contacto directo con las personas, con los problemas concretos de las personas. Comerciantes, empresarios, productores, todos los colectivos que han sido afectados de una u otra manera por la política económica desde el cambio de Gobierno a esta parte. En ese sentido, la receptividad de la gente en cada lugar de la provincia en que hemos estado ha sido muy buena. Lógicamente, las personas están conectadas con su realidad cotidiana y afectadas por los problemas que día a día deben enfrentar. Las encuestas lo demuestran: la desocupación y la insuficiencia de los salarios ha pasado a ser la preocupación número uno de los ciudadanos.

-Sin embargo, el oficialismo sigue reciclando la idea de la “pesada herencia”

-La verdad es que la ciudadanía hoy está atravesada por una realidad insoslayable. Puede venir uno y decir una cosa, puede venir otro y plantear otro argumento. Pero lo real es que, después de escuchar lo que tienen para decir en cada sector, más allá de los eslóganes y latiguillos que puedan estar en circulación y buscando instalar, invisibilizar los problemas que están padeciendo los argentinos es imposible. No es por obra de magia, los generaron las políticas del Gobierno. Hasta diciembre de 2015 las cosas funcionaban de una manera, hoy cuesta llegar a fin de mes, las ventas se caen. Hoy entran un 60% más de importaciones de bienes que compiten con las producciones nacionales. Esa realidad, sin duda, termina por generar la conclusión de que ha habido determinadas políticas que están afectando las vidas de todos para peor. Puede haber propaganda política, pero a final de cuentas la única verdad termina siendo la realidad.

-¿En esa realidad es donde se cae el “relato” macrista, por así decirlo?

-Por eso y porque, además, la gente tiene memoria. Hace muy poquito tiempo pasó la campaña electoral de 2015 que puso en el Gobierno a Macri y a Vidal, y si la gente compara, de todo lo que nos prometieron que iban a hacer, hicieron todo lo contrario. Dijeron que no iban a ajustar, que no iban a devaluar, que no iba a haber tarifazo, que los trabajadores no iban a pagar impuestos a las ganancias, a los jubilados que no iban a quitarles ningún derecho. La verdad es que hicieron todo lo contrario. Es un Gobierno que no se cansa de mentir. Ha mentido en campaña y miente en el proceso de Gobierno.

-Dado el recorrido iniciado por UC, ¿cuáles son las principales preocupaciones que atraviesan a la población?

-Los distintos municipios, tanto del Conurbano como del interior, cuando uno se enfrenta a las familias se encuentra con jefes de hogar que han perdido empleo, o aquellos que lo conservan pero no les alcanza para llegar a fin de mes, madres que hacen malabares para ahorrar. No estamos hablando de lujos, sino de alimentar a sus familias los treinta días del mes. Los problemas que tienen que ver con pagar servicios de luz y gas. Hay familias que destinan casi la mitad de sus ingresos a pagar las boletas.

-Esta semana, por ejemplo, el Gobierno planteó la posibilidad de extender la edad de jubilación. ¿Qué intenciones expresan este tipo de propuestas?

-Las peores intenciones. No nos olvidemos que cuando se aprobó la famosa reparación histórica, una de tantas estafas de Cambiemos, se lo presentó como un avance, y en los resultados les han recortado medicamentos del Pami, se devaluó la capacidad de compra en sus jubilaciones. Lo que se busca ahora con esta reforma que impulsa Cambiemos, indudablemente, es cercenar el derecho de todos los argentinos y argentinas. Para decirlo de manera sencilla: lo que se busca, con el manual del FMI, es reformar el sistema previsional para desfinanciar las jubilaciones y volver a un esquema de privatizaciones como las AFJP. Ya lo vivimos en los noventa. Un esquema de ajuste brutal y volver a las jubilaciones de miseria. Un esquema al que los argentinos no quieren volver. Allí estará el compromiso de UC de no convalidar este tipo de reformas.

-Esta es la primera elección en la que se implementa el esquema de paridad de género en las listas. ¿Cómo te interpela ese avance, como política y como mujer?

-Sin dudas, es un orgullo formar parte del 50% de las mujeres que integramos esa lista. No es casualidad, obviamente. El movimiento de mujeres en la Argentina ha cobrado una fuerza impresionante. En todo el mundo, pero aquí en Argentina es un movimiento que llama la atención, que se reconoce y es considerado motivo de orgullo para las mujeres en otros lugares del mundo. Es esto precisamente lo que debemos reivindicar: siempre hemos desempeñado este rol con importancia. Y estamos en una circunstancia de la historia en la que debemos trabajar codo a codo para estar en igualdad de condiciones en todos los ámbitos.