La familia de Santiago Maldonado atraviesa momentos de gran angustia y desesperación. “¿Cómo puede desaparecer gente en el 2017?”, se preguntó indignado Germán, uno de los hermanos de la víctima, y luego responsabilizó al Gobierno de Mauricio Macri: “Estamos viviendo desapariciones como en la dictadura. ¿Dónde está el ‘cambio’? Involucionamos en vez de evolucionar”.

“A mi hermano se lo llevó Gendarmería y ahora dicen que no lo tienen detenido en ningún lado. Nosotros creemos que la situación es muy clara: a Santiago lo torturaron y lo descartaron, o lo tienen encerrado y están esperando que las marcas de la violencia se pierdan para largarlo”, sostuvo el familiar. Y agregó: “Queremos que aparezca con vida. Necesitamos que hoy mismo el Estado nos dé una respuesta”.

Santiago, un mochilero de 28 años oriundo del partido bonaerense de 25 de Mayo, desapareció el martes pasado, durante la represión en la comunidad mapuche Lof en Resitencia de Cushamen, al noroeste de la provincia de Chubut. El brutal operativo fue ordenado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien envió al lugar a su jefe de Gabinete, Pablo Nocetti, para que comandara a los uniformados que irrumpieron a los tiros, destruyendo todo a su paso y golpeando a hombres, mujeres y niños.

Según los testigos, el joven intentó escapar de la represión, pero un grupo de gendarmes lo redujo violentamente en el suelo y después lo subió a una camioneta blanca que habría arrancado en dirección a Esquel.

Según los testigos, el joven intentó escapar de la represión, pero un grupo de gendarmes lo redujo violentamente en el suelo y después lo subió a una camioneta blanca.

Los familiares, junto a organismos de derechos humanos, presentaron un habeas corpus y el juez federal de Esquel, Guido Otranto, abrió una investigación por desaparición forzada de persona. El magistrado recibió este viernes a Sergio Maldonado, otro de los hermanos de la víctima, y también citó a las autoridades locales de Gendarmería, que negaron tener conocimiento del paradero del joven.

Santiago hacía tres meses que estaba en El Bolsón, donde reside Sergio, y el lunes partió hacia la comunidad de Cushamen para la celebración de la Pachamama y para solidarizarse con la lucha de los mapuches que reclaman sus tierras ancestrales, usurpadas por la multinacional italiana Benetton.

“Todo es un delirio. Después de tantas horas, pienso lo peor. Yo estuve en el lugar y no tenías otra opción: o cruzabas el río o estabas en manos de Gendarmería”, sostuvo el hermano y comentó que, a pesar de lo que señalan los testigos, la fuerza federal “niega que lo tenga detenido”.

Graciela Rosenblum, presidenta de la Liga por los Derechos del Hombre, explicó a Contexto que “es una desaparición forzada de persona en el marco de la resistencia del pueblo mapuche”, que ya había sido reprimido en enero este año y, unos meses después, detuvieron arbitrariamente a su líder, Facundo Jones Huala, actualmente alojado en la Unidad 14 de Esquel.

“Estamos todos muy preocupados no sólo por el caso de Santiago Maldonado, sino también por las denuncias de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) sobre otras personas desaparecidas en esa zona, producto de la situación represiva”, subrayó Rosenblum.

La APDH se presentó ante la Justicia por unos veinte casos, aunque son muchos más. “En territorio mapuche, durante el período democrático, desapareció ya un centenar de personas. Es tierra de nadie”, lamentó el titular del organismo, Ernesto Moreau.

“En territorio mapuche, durante el período democrático, desapareció ya un centenar de personas. Es tierra de nadie”, dice Ernesto Moreau de la APDH.

El lunes próximo, a partir de las 17, los familiares de Santiago encabezarán una concentración frente al Congreso Nacional para exigir su aparición con vida y reclamar respuestas, tanto a Macri como al gobernador Mario Das Neves.

“A esta altura ya se tendrían que haber tomado medidas con respecto a los jefes de la guarnición de Gendarmería, de la Policía provincial, de los que actuaron en la represión. Es decir, separarlos de sus cargos e iniciar una investigación”, dijo la titular de la Liga por los Derechos del Hombre al poner de relieve la indiferencia de las autoridades nacionales y provinciales, mientras dan “una vuelta de tuerca en el accionar represivo”.

“No hay que dejar pasar ni una hora sin reclamar. Santiago debe aparecer con vida y los responsables deben ser juzgados”, concluyó Rosenblum.