Hoy, en el día 564 de la prisión política de Milagro Sala, el presidente Mauricio Macri visitará San Salvador de Jujuy para reunirse con el gobernador Gerardo Morales y los candidatos a legisladores de Cambiemos. Según trascendió, en la agenda del mandatario figura un acto en la Federación Gaucha de Alto Comedero, el mismo barrio del penal de mujeres donde se encuentra detenida de manera arbitraria la dirigente de la Tupac Amaru y diputada del Parlasur.

¿Se referirá al caso o sólo se ocupará de la campaña electoral? Aún no se sabe, pero seguramente le será difícil eludir el tema luego de la cautelar dictada el viernes último por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que obliga al Estado argentino a cumplir con la “liberación inmediata” de Milagro, tal como recomendó el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas.

En la misma resolución, la CIDH fijó un plazo de dos semanas para que se resuelva la libertad absoluta o, en su defecto, el arresto domiciliario o libertad vigilada por medios electrónicos. Estas dos últimas alternativas fueron mencionadas por el organismo interamericano ante la “situación de gravedad y urgencia” que sufre la dirigente a partir de las pésimas condiciones de detención constatadas en el penal de Alto Comedero.

Antes de la partida de Macri a Jujuy, el Comité por la Libertad de Milagro Sala entregó en la Casa Rosada un petitorio con más de 45 mil firmas, entre ellas las de la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el cineasta Oliver Stone, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, y el exjuez español Baltazar Garzón. El documento reclama la libertad inmediata de los doce presos y presas políticas de la Tupac Amaru en Jujuy y Mendoza.

“En nombre de los organismos de derechos humanos exigimos libertad a Milagro Sala y a todos los presos políticos”, sostuvo Lita Boitano, de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, quien dejó ayer el petitorio e la mesa de entradas de la Casa de Gobierno.

Durante una conferencia de prensa brindad en Plaza de Mayo, el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, advirtió que el Gobierno “ha comenzado a fabular de qué modo no cumplir” con la cautelar de la CIDH y agregó que “la detención arbitraria de una dirigente social de la envergadura de Milagro pone en riesgo a los cuarenta y tantos millones de argentinos, porque si a ella le hacen eso a cualquiera le pueden hacer cualquier cosa”.

“La resolución de la CIDH dice con todas las letras que Milagro está perseguida por ser una líder social, por ser mujer, por ser indígena y por ser opositora al Gobierno de la provincia de Jujuy. No es cierto como dice el gobernador Morales que ella esté detenida por actos de corrupción”, subrayó.

Por su parte, la abogada Elizabeth Gómez Alcorta dijo que la parlamentaria del Mercosur “está muy ansiosa” y espera que “haya alguna decisión” en los próximos días.

“La cautelar especifica que la medida alternativa que tomen, ya sea la libertad, la prisión domiciliaria o una libertad fiscalizada, la deben hacer concertándola con Milagro y con sus representantes. Sin embargo, hasta el día de hoy no hemos tenido ninguna comunicación formal o informal con ningún miembro del Gobierno nacional y tampoco de la provincia de Jujuy”, denunció la letrada.

De la conferencia de prensa también participaron la secretaria de Género de la CTA, Estela Díaz, la exdiputada nacional Mara Brawer, la actriz y cantante de tango Susana Rinaldi, el secretario General de ATE Capital, Daniel Catalano, e integrantes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.