La planta de calzado Extreme Gear de Esteban Echeverría, que fabrica zapatillas para la multinacional Adidas, avanzó con nuevos despidos, que ya suman cien en lo que va del año. Los trabajadores que ayer cortaron el Camino Cintura denuncian que, ante la baja de producción y la apertura indiscriminada de las importaciones, se ven en riesgo alrededor de quinientos puestos laborales más.

Adidas tiene tres fábricas productoras en Argentina: la de Esteban Echeverría y dos de Lanús. Hace un año comenzaron los cesanteos. La semana pasada, para evitar cuarenta nuevos despidos, los trabajadores de Echeverría negociaron ceder parte de su sueldo.

“La situación que estamos viviendo los empleados de Lanús es aún peor que los compañeros de Echeverría, ya que hace seis meses éramos 150 personas y hoy solo quedamos en la planta doce”, dijo a Contexto Fernanda Menéndez, delegada de los trabajadores.

“Estamos con incertidumbre. La marca Adidas no nos da trabajo. Los compañeros de Echeverría reclaman lo mismo”, explicó Menéndez, quien agregó que en esta planta
les informaron que iban a dar de baja dos líneas de producción, lo que implican alrededor de sesenta trabajadores.

“No nos dan respuestas”, sostuvo la delegada, “la situación es muy triste. Somos muchas madres solas con nuestros hijos, somos personas mayores, somos familias que necesitamos trabajar”.

“Adidas es nuestro empleador y, desde que el presidente Mauricio Macri decidió abrir la importación, elige comprar el producto terminado en China, con mano de obra extranjera y sacándonos la producción a nosotros los operarios de Extreme Gear”, señalaron en un comunicado los trabajadores de la multinacional en Argentina.

Según un informe de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (UTICRA), entre febrero y marzo llegaron casi 5 millones pares de zapatillas, es decir, 1 millón y medio de pares más que los que ingresaron durante el mismo período en 2016, lo que significa un aumento del 46%. Lejos de parar tras el alerta de este informe, el número siguió creciendo. Desde este sindicato señalaron a Contexto que en lo que va del primer semestre ingresaron más de 15 millones de pares. En ese marco, estipulan que para fin de año el número puede ascender hasta 32 millones: siete más que el año pasado.

En marzo, ante este panorama, desde UTICRA alertaron la pérdida de 4.500 despidos y unas 2.500 suspensiones. Sin embargo, este número se vio en aumento en los últimos meses. En La Rioja, la fábrica Unisol dejó a 140 trabajadores en la calle; en Las Flores, los empleados de GGM tomaron la planta ante la suspención de trescientos obreros; en Tucumán, la firma Alpargatas ingresó al programa REPRO, que implica que el Gobierno pague parte de los salarios hasta que la empresas se recupere. En Acebal, un pueblo de seis mil habitantes en Santa Fe, hace dos semanas, la comunidad se movilizó ante la crisis del sector que abarca a más de la mitad de los trabajadores de esta localidad.

“El aumento de las importaciones notablemente perjudica, pero también la caída del consumo; al no haber ventas, las fábricas están complicadas y el primer recurso que tienen los empleadores es sacarse a los trabajadores de encima”, explicó a Contexto Horacio Jerez, secretario adjunto de UTICRA.

Desde este sindicato explicaron que vienen alertando sobre la problemática desde marzo de 2016. Incluso han tenido reuniones con el Ministerio de Trabajo y con el de Producción, pero la única respuesta fue el acceso a planes REPRO y a un plan de cuotas para incentivar el consumo del calzado. Sin embargo, señalan que esa no es la solución.

“Las importaciones siguen entrando y la alternativa de los empresarios, la única veta que ven, es sacarse a los trabajadores. No vemos una respuesta, ni una salida rápida al conflicto de nuestro sector por parte del Gobierno nacional”, sostuvo el referente de UTICRA.

“La apertura indiscriminada de importaciones está provocando que perdamos el trabajo argentino”, coincidió el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien recordó que la planta de zapatillas fue inaugurada en 2011 a través de una teleconferencia con la expresidenta y precandidata a senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Gray manifestó su “enorme preocupación y dolor”, al tiempo que exigió al Gobierno nacional que “tome medidas inmediatamente para frenar esta situación”.

Por lo sucedido en Adidas, ayer el sindicato y la empresa se reunieron en el Ministerio de Trabajo, pero no se llegó a un acuerdo, por lo que se decidió ir a un cuarto intermedio hasta el lunes.