En honor a la capacidad para ser inoportuno que lo caracteriza, el antes ministro nacional de Educación y actual precandidato a senador nacional por Cambiemos, Esteban Bullrich, centró la atención de los medios ayer al expresar su “apoyo” al movimiento #NiUnaMenos pero con una particular salvedad: estando, siempre y cuando, en contra del aborto.

“Si hay una beba adentro, es ni una menos, porque también la estás matando, esa es mi posición en contra del aborto”, dijo durante una entrevista radial. Más allá de la infortunada declaración del precandidato, lo cierto es que mientras las palabras del funcionario de Cambiemos se viralizaban en las redes sociales, en Chubut comenzaba el juicio a una joven médica residente por asesorar y garantizar el acceso al derecho de interrupción legal del embarazo a una chica de diecisiete años. Por motivos aún desconocidos, la joven falleció días después y la médica es la única acusada.

“Perseguida por un juez machista y un fiscal que acusa y que desde su lugar de poder busca disciplinar a las y los médicos y al conjunto de las mujeres que, ejerciendo su autonomía, solicitan el acceso a un derecho, la práctica médica de Abril –nombre ficticio otorgado a la médica para proteger su identidad– cumplió no sólo con los protocolos vigentes según estándares internacionales, sino también con las leyes nacional y provincial”, expresó a través de un comunicado el colectivo de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

El texto agrega que la joven de diecisiete años había accedido a un “aborto legal por la justificación de no punibilidad según la causal salud que le corresponde según el Artículo 86 del Código Penal, práctica adecuada a la interpretación del ‘Fallo F.A.L.’ de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el procedimiento que se llevó adelante según el ‘Protocolo de actuación’ del Chubut, el ‘Protocolo para la atención de personas con derecho a la interrupción legal del embarazo’ del Ministerio de Salud de la Nación y ‘Aborto sin riesgos: guía técnica y de políticas para sistema de salud’ de la Organización Mundial de la Salud”.

En esta línea, sostienen que, según las pruebas que existen, en la causa “no es posible afirmar que haya una línea que conecte la interrupción del embarazo con la muerte de la joven”.

Por su parte, Estefanía Cioffi, médica de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir –organismo que adhirió ayer al reclamo de la Campaña– dijo a Contexto: “Hay un contexto político donde los antiderechos y la gente que está en contra de garantizar la interrupción legal del embarazo están envalentonados. En ese sentido, la causa está claramente armada para decir que los abortos garantizados por hospitales son inseguros, cuando los inseguros son los clandestinos. Nos parece una forma de disciplinar a los profesionales de la salud que garantizamos interrupciones de embarazos legítimos y una forma de disciplinar a las mujeres que deciden hacerlo”.

En torno a las declaraciones del precandidato de Cambiemos, Cioffi precisó: “Claramente, el PRO y Cambiemos en el Gobierno representan una coyuntura de avance de ese tipo de ideas retrógradas. Es una postura recurrente del macrismo utilizar el lenguaje nuestro que fuimos ganando con años de lucha y vaciarlo de contenido, para luego usarlo de forma totalmente adversa”.

En esta línea, la periodista y directora de la revista Barcelona, Ingrid Beck, ironizó desde las redes sociales: “Qué bueno que existe Esteban Bullrich para explicarnos qué es NiUnaMenos, porque no lo teníamos claro”.

Asimismo, ayer también se sumó una manifestación frente al INADI en repudio por la suba desmedida en el precio del Misoprostol. La demanda fue impulsada por la precandidata porteña María Barbagelata, quien sostiene que el aumento representa una forma de “discriminación contra la mujer por género, condición económica, edad y discapacidad”.