Tras las declaraciones de Vidal, los cesanteados de la química le pidieron mediante una carta que cuide sus puestos de trabajo. Los trabajadores destacaron “la pasividad de los organismos públicos”. A los 97 despedidos, ayer se sumaron 33 trabajadores suspendidos.

“La Provincia está trabajando desde diciembre de 2015 en cada conflicto laboral”, señaló la gobernadora María Eugenia Vidal, en una conferencia de prensa, la semana pasada, en la que se refirió a los conflictos que acumulan despedidos diferentes fábricas del territorio bonaerense.  

“En relación a Carboclor estamos haciendo lo mismo trabajando para cuidar los puestos de trabajo”, destacó la gobernadora, mientras un fuerte operativo policial buscaba intimidar a los trabajadores de la planta de Campana.

Tras estas declaraciones, los despedidos de Carboclor, a los que ayer se sumaron 33 nuevos suspendidos,  le enviaron una carta documento a la gobernadora para que interceda, ante la falta de soluciones concretas que están viendo, a pesar de que Vidal señaló que se trabaja en cada conflicto.

“Ayer en el Ministerio de Trabajo tuvimos una audiencia e hicimos referencia a estas declaraciones y a la carta documento”, explicó a Contexto Norberto Lubo, Secretario General del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zarate.

La cartera conducida por Marcelo Villegas “hizo oídos sordos y no nos quiso ni siquiera confeccionar un acta”, comentó Lubo, uno de los trabajadores despedidos de Carboclor, quienes ahora se encuentran esperando la respuesta de Vidal.

“Los cierres de distintas plantas fabriles en los partidos de Zárate, Campana y Baradero (territorio que Ud. gobierna) y la pasividad de los organismos públicos competentes a su cargo, y también de la Nación, encargados de encontrar soluciones para el mantenimiento de la fuente y puestos de trabajo, genera una situación de incertidumbre, desolación y de alteración de la paz social, lo que se agrava cuando se montan operativos de represión” señalan los trabajadores en la carta enviada a la gobernadora.

“El Ministerio de Trabajo, cuando la empresa abrió el procedimiento de preventivo de crisis, resolvió en favor de la empresa. Como Ministerio nos dio la espalda”, completó Lubo.

Los trabajadores de la planta de Campana, hace alrededor de 15 días que se encuentran acampando en las inmediaciones de la fábrica exigiendo por el pago del 100% de las indemnizaciones (ante la intención de la empresa de pagar la mitad), sin embargo, las declaraciones de Vidal cambiaron la formula. “Hoy nos hacemos eco de lo que dijo la gobernadora; vamos por los puestos de trabajo”, sostuvo Lubo.

“Desde el sindicato estamos planteando que se aplique la línea de las declaraciones que ha hecho la Gobernadora, sobre trabajar para la reapertura de la fuente de trabajo”, dijo en tanto Néstor Carrizo, tesorero del Sindicato.

En las declaraciones, la gobernadora, en sintonía con los dichos de Patricia Bullrich, también sostuvo que hay organizaciones políticas “que intervienen para que estos conflictos no se resuelvan, para que haya violencia y se generen desalojos”.

Los cesanteados explicaron a Contexto que son “trabajadores genuinos”, que han recibido el apoyo de diferentes organizaciones, pero que lo que están defendiendo son sus puestos laborales.

Cabe recordar que el viernes pasado, alrededor de 500 efectivos de la fuerza policial montaron un operativo en la planta para desalojar el acampe de los trabajadores.  Con apoyo de sus familias, las bases sindicales y diputados que se acercaron, lograron frenarlo.

“Eso fue una intimidación para desestabilizar a los trabajadores; pero además, no entendemos la participación de personal municipal de tránsito y la autobomba del cuartel de bomberos. Había gente ahí que no tenía nada que hacer”, sostuvo Carrizo.