La planta donde el presidente Mauricio Macri vetó la ley antidespidos avanzó con nuevos cesanteos: esta vez dejó en la calle a 51 obreros del turno mañana, alrededor de unos 80 del turno tarde, mientras que estiman que en planta 1 de La Unión se suman otros 20.

Los trabajadores de la avícola venían realizando sus tareas con normalidad, pero ayer les negaron la entrada a la fábrica. “Veníamos negociando con la empresa los salarios y todas las deudas que tenían por cumplir con los trabajadores, pero trabajando en forma normal”, explicó Carlos, uno de los trabajadores despedidos.

“La empresa no se hizo presente, nadie de recursos humanos ni de la administración nos dio respuesta. Solamente el personal de seguridad privada que tiene la empresa al negarnos la entrada tenían la lista de los despedidos”, relató en diálogo con Contexto Darío Sánchez, delegado de hecho y uno de los cesanteados.

También dejaron de funcionar las tarjetas magnéticas que tienen los trabajadores para ingresar, y les comenzaron a llegar a sus domicilios los telegramas de despidos, mientras que los trabajadores que no formaban parte de la lista de cesanteados pudieron ingresar con normalidad, pero se encontraron sin tareas, por lo que tuvieron que salir de la planta.

“Nos enfrentamos a un lock-out patronal porque la empresa directamente no trajo pollos para faenar”, comentó Sánchez, quien advierte que puede haber incluso más despidos.  

Una vez que salieron todos los trabajadores, cerraron los portones con candado. “Tenemos militarizada la fábrica, con cuerpos de Infantería y Gendarmería adentro”, agregó el delegado.

Cabe destacar que Cambiemos hizo gala de la reactivación de la empresa con la visita del presidente Mauricio Macri en dos ocasiones. La llegada fue meses después de reprimir a los trabajadores, por lo que un buen sector de los operarios repudiaron estas visitas. La primera fue en una recorrida por una de las plantas y la segunda para anunciar el veto de la denominada “Ley antidespidos”, mientras sostenía que era “antiempleo y va en contra de los argentinos”.

En esa ocasión, Macri también hizo alusión a que en Cresta Roja se trabaja con “normalidad”, cuando ese día los trabajadores estaban de paro por falta de pagos. Destacó también que “antes la empresa funcionaba con tres turnos, y ahora funciona con cinco”, lo que también resultaba una mentira: la avícola tiene dos turnos de faena y uno de limpieza.

“Macri vino, hizo su campaña y su política, pero la realidad es que todo lo que dijo fue mentira”, consideró Sánchez. Y agregó: “venimos de una situación de precarización laboral constante en la que empezamos a trabajar con contratos realmente muy malos, nos sacaron del sueldo más de un 30%, nos pisotean y pisotearon nuestro convenio colectivo de trabajo, vivimos una situación de precarización laboral constante”.

A los despidos del día de ayer se le suma el porcentaje que aún no fue reincorporado y la falta de pago del total de indemnizaciones. Ante este panorama, los trabajadores ayer decidieron cortar la autopista Jorge Newbery, mientras el sindicato presentó la denuncia al Ministerio de Trabajo, quien podría dictar una conciliación obligatoria.

“Los despidos son arbitrarios, no tienen ningún tipo de fundamento”, denuncian los delegados y representantes del turno mañana, quienes son parte de los despedidos, por lo que denuncian persecución gremial.