Mediante un comunicado, el Gobierno de Estados Unidos amenazó con sancionar a Venezuela si lleva adelante la elección para la Asamblea Constituyente. El presidente norteamericano, Donald Trump, aseguró que “si el Gobierno de Maduro convoca la Asamblea Constituyente el 30 de julio, EE.UU. tomará decisiones económicas urgentes”.

Como un coro que simula el eco de Washington, y en una clara actitud de injerencia en los asuntos internos de otro país, el Gobierno de Mauricio Macri y el del golpista Michel Temer emitieron comunicados en los que instan a Venezuela a “cancelar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente”.

El Gobierno Bolivariano respondió a este ataque encabezado por la Casa Blanca mediante un comunicado en el que señala que “el Gobierno de Estados Unidos está acostumbrado a humillar a otras naciones en sus relaciones internacionales y cree que va a recibir como respuesta la subordinación a la que está habituado”.

“El Gobierno de Estados Unidos muestra, sin pudor, su parcialización absoluta con los sectores violentos y extremistas de la política venezolana, partidarios del uso del terrorismo para derrocar a un Gobierno popular y democrático”, continúa.

El comunicado luego agrega que “la ruina moral de la oposición venezolana ha arrastrado al presidente Trump a cometer una agresión abierta contra un país latinoamericano”.

“El delgado velo democrático de la oposición venezolana ha caído, y revela la brutal fuerza intervencionista del Gobierno estadounidense, el cual ha estado detrás de la violencia sufrida por el pueblo venezolano en los últimos cuatro meses”, asegura.

Además, aclara que “el poder constituyente originario está contemplado en nuestra Carta Magna y solo compete al pueblo venezolano. La Asamblea Nacional Constituyente será electa por el voto directo, universal y secreto de todas las venezolanas y todos los venezolanos, bajo la autoridad del Consejo Nacional Electoral como lo contempla nuestro ordenamiento jurídico. Es un acto de soberanía política de la República, nada ni nadie podrá detenerla ¡La Constituyente Va!”.

“Hoy el pueblo venezolano es libre y responderá unido ante la insolente amenaza planteada por un imperio xenófobo y racista”, remarca.

Por último, el comunicado afirma que “el pensamiento antiimperialista del Libertador se encuentra más vigente que nunca: ‘los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad’”.