La Mesa de Trabajo por el Hospital de Melchor Romero presentó un informe sobre la situación alimenticia del psiquiátricoAlejandro Korn” realizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y el Movimiento por la Desmanicomialización en Romero (MDR), en el que calificaron la situación como de “extrema gravedad”. El relevamiento fue realizado en el área de salud mental “a fin de visibilizar la situación de extrema gravedad y promover acciones para revertirla”.

En el documento presentado se detallan las situaciones alimenticias que padecen día a día quienes viven en el psiquiátrico de Romero: comida en mal estado y repetitiva, sabores que no tienen relación con el producto del que se trata, malos olores, falta de limpieza y ausencia de dietas diferenciadas por enfermedades, son algunos de los factores que evidencian en este informe.

 comida en mal estado y repetitiva, sabores que no tienen relación con el producto del que se trata, malos olores, falta de limpieza y ausencia de dietas diferenciadas por enfermedades, son algunos de los factores que evidencian en este informe.

“Todas estas variables implican condiciones generales de alimentación degradantes y riesgosas para la salud que, en adición, dificultan la recuperación de la autonomía y profundizan la vulneración que las personas sufren constantemente. Es imperativo profundizar las transformaciones de las lógicas manicomiales, que hacen que la alimentación sea un acto más degradante que saludable”, señala el informe.

“Los alimentos y la partida propiamente de calorías, si bien se dice una cosa, termina siendo pura publicidad”, explicó a Contexto Juan Pablo Banfi, integrante del MDR. En ese sentido, destacó que a pesar de que se hable de una determinada alimentación, “llega una comida de menor calidad, con el agravante de ser personas de tanto tiempo de internación, por lo que los cuidados tendrían que ser otros”.

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) han hecho denuncias respecto de esta situación, pero no han recibido respuestas.

La cocina del hospital, que antes era privada, fue estatizada pero no mejoró la situación al respecto. “No queremos que vuelva a privatizarse. Lo que está faltando es inversión del Estado provincial; eso es lo que hay que reforzar”, explicó a Contexto Laura Constanzo, delegada de CICOP en este hospital.

En el área de salud mental del Alejandro Korn, los pacientes suelen pasar mucho tiempo, por lo que la alimentación es crucial. Desde el MDR señalan que la situación de vulnerabilidad de los usuarios se ha ido profundizando en los últimos años.

“Con el cambio de gestión no sólo se acrecentó el problema, sino que las respuestas concretas de recursos, material o personal no se han podido resolver: sea de personal de cocina, limpieza o mantenimiento del hospital”, explicó Banfi.

Desde CICOP advirtieron que uno de los móviles que tiene un centro de externación del Alejandro Korn es utilizado para el reparto de esta comida. Por lo que este centro se ha quedado sin unidad para el traslado de pacientes.  

“La crisis es fenomenal. No hay recursos físicos ni elementos adecuados. Ni siquiera el personal necesario, porque esto también se resuelve con designación de más personal para trabajar en la cocina”, sostuvo Contanzo.

“Sálvese quien pueda”

El faltante de personal y de infraestructura adecuada es un problema que aqueja a todo el hospital. Desde CICOP vienen alertando respecto de esta situación hace un tiempo, denunciando que se encuentran en un hospital “virtualmente cerrado”.

El Servicio de Atención en Crisis (SAC), que nuclea la guardia de salud mental y la internación de hombres mayores de dieciocho años de Romero, fue cerrado para reformas edilicias que nunca se completaron. En esta área hoy hay sobrepoblación y escasos profesionales ante las jubilaciones y faltas de designaciones.

“El SAC no tiene lugar físico adecuado, ni jefe de servicio ni de sala, y tampoco un equipo interdisciplinario estable, ya que los médicos que se designaron están en situación sumamente irregular. Asimismo, las guardias de Salud Mental que dependen del SAC algunos días de la semana se encuentran cerradas por falta de profesionales”, explicaron desde CICOP.

En ese sentido, Banfi destacó que “el faltante del personal hace que sea un sálvese quien pueda respecto de los pocos recursos que hay”.

“Los recursos no aparecen, teniendo en cuenta la baja de presupuesto en salud. Eso también genera una implosión adentro del hospital. Eso se agrava cada vez más; la crisis en salud es notoria y en una institución de personas con padecimiento mental, al no ser trabajado acorde a las políticas públicas de salud mental para la externación, hoy llega a un punto conflictivo y peligroso”, agregó Banfi.

Ante esta situación, el viernes en el patio del hospital (520 y 175) se va a estar llevando a cabo un festival con olla popular para visibilizar las problemáticas respecto no solo de la alimentación, sino también de las condiciones de los pacientes del Alejandro Korn.