Los comerciantes de la Terminal de Omnibus de La Plata continúan reclamando al Municipio de Julio Garro por la continuidad de sus puestos de trabajo, después de que el lunes agentes de la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano les hayan “decomisado por irregularidades” toda la mercadería y desalojado de manera violenta junto con efectivos de la Policía Local de su local de indumentaria y calzado ubicado dentro de la Terminal.

“Desde un primer momento Garro no se predispuso a hablar con nosotros para regularizar la situación, y este es nuestro único ingreso, no tenemos otra cosa”, dijo a Contexto Rito Gamarra, padre de la familia que gestiona el local cerrado por la Municipalidad.

Yésica Gamarra, otra de las trabajadoras del local, dijo a este medio que “los empleados de la Municipalidad vinieron sin identificación y en forma violenta, y se cargaron toda la mercadería sin dejar ningún tipo de acta”. Y agregó: “no pudimos constatar la mercadería que se llevaron y tampoco se presentó ante nosotros ni la inspectora ni el oficial a cargo”.

El Municipio ha recibido este tipo de denuncias por parte de otros comerciantes: vendedores de frutas y verduras y de bijouterie de la avenida 7 han realizado cortes en esa calle céntrica para hacer público hechos en los que empleados de la comuna les han sustraído mercaderías sin identificaciones ni actas y de modo agresivo.

Desde el lunes, cada mañana durante cuatro horas Rito Gamarra se encadena sentado en una silla sobre el corredor del ingreso para visibilizar lo que ocurrió, a pocos metros de la mesa de entrada y del local vacío donde funcionaba su negocio desde hacía nueve años.

“Ellos dicen que no pagamos impuestos, pero siempre quisimos buscar una solución. Lo que pasa es que en la Municipalidad no nos escuchan”, dijo Rito Gamarra.

El lunes por la tarde, los agentes municipales escoltados por policías de la Local habían decomisado la mercadería, en un operativo violento que terminó con un comerciante herido con puntos en uno de sus brazos. Ese día habían justificado el accionar informando que “el Juzgado de Faltas dictó la clausura definitiva” y “el decomiso de la mercadería” por “irregularidades en los papeles de habilitación” y “deudas en el pago de canon municipal”.

Los Gamarra tenían el negocio dentro del predio de la Terminal desde hacía nueve años. Consideran que la violencia del desalojo y la falta de diálogo para regularizar el estado del local por parte del Municipio se debe a que “fuimos militantes de la gestión de Bruera y por eso nos persiguen”. “El cierre es una persecución; acá no hubo diálogo desde el minuto cero que Garro asumió. Ese es el verdadero motivo, porque otros negocios los han cerrado y después sí hubo arreglo”, dijo Yésica Gamarra.

El concejal del FpV Gabriel Bruera hizo una presentación en el Concejo Deliberante platense durante la última sesión. “Pedimos la intervención del Ejecutivo municipal para que se les restituya las cosas y se discuta jurídicamente la situación del comercio”, dijo el concejal en diálogo con Contexto. “Es una decisión del intendente hacerlo o no, pero si sigue en esta posición de echar a las personas violando las normas legales lo discutiremos en la Justicia”, agregó.

“El tema se encuadra en un hecho de gran gravedad, porque les sacaron las pertenencias del local sin acta de comprobación y además los inspectores y policías se metían cosas en los bolsillos. Entendemos que hay trascendidos sobre un proyecto para reconvertir el área comercial de la Terminal; es evidente que están pensado en comerciantes allegados al Municipio”, añadió Bruera.

Rito Gamarra seguirá con su reclamo encadenándose en la Terminal. Desde la municipalidad, por el momento, lo que proponen es devolver las mercaderías, pero a cambio de que los Gamarra se retiren de la Terminal.