Los docentes bonaerenses ratificaron su decisión de no dar clases durante las vacaciones de invierno, frente a la decisión del Gobierno de María Eugenia Vidal de recuperar los días de huelga. Lo hicieron con presentaciones judiciales y con reclamos en distintas jefaturas distritales de la provincia.

Por un lado, el Frente de Unidad Docente (Suteba, Sadop, Udocba, Feb, Uda y Amet) presentó ayer un recurso de amparo en el fuero Contencioso Administrativo de La Plata en rechazo a la imposición del Gobierno, que para los gremios es un “castigo” que “va en contra de sus derechos”, por haber llevado a cabo medidas de fuerza en contra de la gestión durante el conflicto paritario, cuando Vidal buscó imponer techos salariales de entre el 18% y el 21%.

A pesar de haber llegado a un acuerdo luego de que Vidal eleve su propuesta, el Gobierno mantuvo el tono confrontativo amenazando con descontar en caso de que los docentes desistan de dar clases en la primera semana de receso (del 17 al 21 de julio). Esas quitas se sumarían a las que efectuó el Gobierno a aquellos maestros que realizaron paro entre marzo y junio, montos que todavía no devolvió.

“Ante este abuso de poder y para evitar esta doble imposición a la que nos quiere someter el Gobierno, presentamos esta mañana un amparo”, dijo Miguel Díaz, secretario general de Udocba, quien afirmó también que les fueron “descontados los días no trabajados por paro” y ahora les quieren “hacer trabajar otros días”.

“Quieren inventar nuevos días de trabajo cuando, en el receso, nosotros estamos a disposición pero no tenemos que dar clases porque los chicos están de vacaciones”. “¿A quién le vamos a dar clases?, ¿quién va a recuperar?”, cuestionó Díaz.

En otra medida efectuada ayer, los docentes asistieron a jefaturas distritales (Mar del Plata, La Matanza, Tigre, Escobar, Almirante Brown), donde entregaron presentaciones en las que expresaron su repudio a la Resolución 1131/17 firmada por el exdirector de Cultura y Educación Alejandro Finocchiaro (ahora ministro de Educación de la Nación).

En ese texto, Finocchiaro estipuló que las clases se extenderán durante la primera semana de vacaciones de invierno e incluso en diciembre, de acuerdo con la cantidad de clases en las que hubo paro, que en total fueron diecisiete. Lo hizo a pesar de que el órgano consultivo que debe aprobar el calendario escolar (el Consejo General de Cultura y Educación) había rechazado su propuesta y recomendó que la decisión se tome en el marco de la paritaria como se hizo en años anteriores; pero la gestión de Vidal lo desoyó. Es la primera vez que el Gobierno de la provincia modifica el calendario sin el visto bueno del organismo.

“Ratificamos, como lo hicimos desde el primer día, nuestro rechazo a la resolución. No vamos a ir a trabajar porque esta medida es, lisa y llanamente, un castigo para los docentes que luchamos y nos organizamos”, sostuvo María Laura Torre, secretaria general adjunta del Suteba.

“Ratificamos nuestro rechazo a la resolución. No vamos a ir a trabajar porque esta medida es, lisa y llanamente, un castigo para los Docentes que luchamos y nos organizamos”. María Laura Torre, suteba.

En la misma línea, Silvia Almazán, la secretaria general adjunta del mismo gremio, consideró que “el Gobierno de Vidal nos quiere castigar por luchar y por lograr romper el techo salarial que intentaron imponer. No vamos a permitir tampoco que confundan a la comunidad educativa: como siempre, vamos a cumplir con nuestras responsabilidades y el compromiso que tenemos con la escuela pública: vamos a enseñar lo que nos propusimos en este ciclo lectivo”.

Los docentes afirman que el camino para recuperar los contenidos es un “plan de contingencia” en el marco del calendario escolar, como ya han realizado en años anteriores, como en los casos de la gripe A o las inundaciones.

De acuerdo con esa resolución, las escuelas que deban recuperar entre uno y cinco días lo harán en jornadas institucionales; las que deban entre seis y diez, las recuperarán también en esas jornadas y en diciembre al finalizar el calendario escolar; mientras que las escuelas que estén por encima de las once jornadas tendrán que hacerlo en el receso invernal.

Ante el traslado de Finocchiaro al Palacio Pizzurno, será el nuevo titular de Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, quien continúe con la medida resistida por los gremios.