Por Florencia Zanello

Se realizó ayer a la tarde, en la UNLP, el Concierto en reconocimiento a la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata, que hace más de un año y medio no es reconocida por el Gobierno de Julio Garro.

Decenas de vecinos, vecinas, estudiantes, familiares de las y los músicos y autoridades de la Universidad coparon el patio cerrado para disfrutar del espectáculo musical. En el evento también estuvo presente la precandidata a diputada nacional por Unidad Ciudadana y actual concejala, Florencia Saintout.

El acto inició con la interpretación del Himno Nacional Argentino por parte de la Orquesta, que está dirigida por Roberto Ruiz y cuenta con más de veinte músicos y músicas que entregan tiempo y dedicación al proyecto.

Luego, el Coro Universitario, el Coro Juvenil y el Coro de Cámara de la UNLP, en sus respectivos turnos, entonaron una variedad de canciones en estilos e idiomas.

Antes de que la orquesta volviera a retomar la escena, invitaron a Florencia Saintout a decir unas palabras. “Esta es una convocatoria a toda la sociedad; la orquesta debe ser apoyada por todos porque una ciudad, para estar viva, necesita del pan y de la belleza”, expresó la edil y precandidata a diputada provincial por Unidad Ciudadana, y lamentó que “después de 52 años de actividades ininterrumpidas se hayan quedado afuera de la Municipalidad”.

Por su parte, Sebastián Prusak, violinista, celebró la presencia y el apoyo del público y afirmó que “este es uno de los tiempos más tristes y oscuros para la orquesta”. “El funcionamiento de nuestro organismo representa sólo el 0,0027% del presupuesto municipal”, agregó.

Además, destacó que la orquesta “no tiene bandera política”, pero sin embargo agradeció el constante apoyo recibido por parte de la concejala Saintout. “Porque solamente de parte de ella hemos tenido apoyo este año y medio de lucha”, aclaró.

“Nos lastima en lo más hondo que la cultura sea tomada como un gasto y no como una inversión y un derecho de los pueblos, que es lo que verdaderamente significa”, sentenció. “Hay una política de destrucción cultural en todos los organismos de nuestro país”.

Al finalizar, recordó que el 22 de noviembre pasado, el secretario de Cultura municipal anunció la reincorporación de la Orquesta de Cámara al presentar el presupuesto 2017 de esa secretaría. En ese momento, los integrantes exigían el pase a planta permanente con cargos docentes y desde el Gobierno les ofrecieron veinticinco cargos categoría 11 y uno de director. Sin embargo, es al día de hoy que nada de lo propuesto se cumplió y que no sólo están sin tocar, sino también sin cobrar los salarios que les corresponden, porque desde la Secretaría de Economía y Finanzas no aprueban el gasto que implica el funcionamiento del conjunto.

“Escuchar al intendente Garro decir en una entrevista que soñaba con volver a escuchar a la orquesta sonar, además del cinismo, nos asombra”, concluyó Prusak.

Luego, el conjunto de cuerdas interpretó una serie de temas musicales que fueron desde Mozart hasta Piazzolla, y cerraron el espectáculo con el conocido “Hallelujah”. El centenar de presentes los ovacionó entre aplausos al grito de “La orquesta no se va”. Los integrantes los observaron emocionados hasta las lágrimas y decidieron volver a interpretar el último tema en gesto de agradecimiento.

La Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata se creó en 1964. Hasta 2016, tenía 52 años de historia ininterrumpida, más de mil conciertos y reconocimientos del público y diferentes organismos especializados en el tema, como la Fundación Konex, que los destacó como una de las mejores agrupaciones en la historia de la música académica del país.

En enero de 2016, tras la asunción de Julio Garro, no se firmó su continuidad, lo que generó la ausencia en un año y medio de espectáculos y, en consecuencia, de los ingresos de sus integrantes.