Los trabajadores del Teatro Argentino y de algunas áreas del Ministerio de Gestión Cultural se encuentran en “asamblea permanente” y con retención de tareas ante la falta de respuestas por parte del ministro Alejandro Gómez y la gobernadora María Eugenia Vidal ante el pedido de pase a planta permanente del personal contratado.

En principio, la medida de fuerza estaba prevista hasta este domingo, pero ayer en asamblea los trabajadores decidieron extenderla hasta tener respuestas definitivas al respecto, lo que podría poner en riesgo la programación del teatro que pronto estrena El gran Macabro, opera del húngaro Gyorgy Ligeti.  

“Con una respuesta inmediata de las autoridades, esto se resuelve. Nosotros llegamos a tomar estas medidas de fuerza después de mucho tiempo de intentar gestiones”, explicaron a Contexto los trabajadores nucleados en ATE, quienes el miércoles al mediodía marcharan a gobernación para hacerle llegar una carta a la gobernadora Vidal.

El pase a planta es uno de los reclamos históricos de los trabajadores tanto del Ministerio como del Teatro Argentino, que suman alrededor de ochocientas personas en situación de precarización laboral, según precisaron desde la Junta Interna de ATE en este espacio.

Los reclamos que llevaran a gobernación se basan en cuatro puntos: el pase a planta de la totalidad del personal precarizado (lo que incluye mensualizados y contratados), designaciones de los trabajadores del Agrupamiento Artístico que concursaron en 2014 y 2015, recompensación salarial (bonificaciones específicas) y llamados a concursos.

El petitorio que será entregado este miércoles a Vidal está firmado por la orquesta, el coro, el ballet, los auxiliares artísticos y técnicos, mantenimiento y servicios generales y administración del teatro.

La retención de tareas “se va a extender hasta que tengamos respuestas de las autoridades con respecto a estos puntos”, explicó a Contexto Hugo Ponce, delegado de ATE.

“Nosotros queremos entregar esta nota a la gobernadora y que ella se mueva políticamente hasta que el ministro de Gestión Cultural, el ministro de Trabajo (Marcelo Villegas) y el ministro de Economía (Hernán Lacunza) habran una mesa técnica con rango paritario para resolver”, sostuvo Ponce.

Los trabajadores del Teatro Argentino estuvieron reunidos con el ministro Gómez, pero “no hubo ninguna respuesta satisfactoria”.

Desde el Ministerio, respecto al pase a planta permanente, se remitieron a un acuerdo pautado entre el Gobierno provincial y UPCN, otro de los gremios que integra este espacio, por el cual se establecen tres tandas escalonadas para la incorporación a planta: una del 30% para este año, otra del 35% para el año que viene y otra dentro de tres años con el resto de los trabajadores.

Desde ATE tildaron este acuerdo como “antidemocrático”, al ser acordado con un solo gremio, y mostraron su rechazo al mismo. “Queremos el pase a planta de la totalidad del personal precarizado”, explicó Ponce, y agregó: “lo plantean desde una distancia de tiempo extremadamente larga y además con unos porcentajes que son arbitrarios y cuyos criterios de selección tampoco nos quedan claro”.

“Plantear tres tandas en medio de una situación tan agobiante en cuanto a la zozobra que tiene el movimiento obrero argentino, a tres años parece una verdadera eternidad.”

Cabe recordar que, cuando asumió Cambiemos al poder, el Teatro Argentino se vio ajeno a las olas de despidos que se desarrollaron en otros ámbitos del Estado, pero la precarización que arrastraba continuó, al tiempo que suspendieron parte de la programación por falta de presupuesto.