Frente a la total exclusión de Garro, los carreros volvieron a protestar

280

Los carreros volvieron a las puertas de la Municipalidad de La Plata para ser incorporados en el sistema de reciclado. Fue mientras Garro prorroga el millonario contrato con la empresa Esur y al tiempo que presenta un nuevo plan de recolección que los deja totalmente por fuera.

Los carreros de La Plata se movilizaron ayer al mediodía a las puertas del Palacio Municipal en reclamo a Julio Garro por su incorporación en el sistema de reciclado de la ciudad. La protesta fue el mismo día en el que el jefe comunal presentó el pliego del nuevo plan de recolección de residuos que se tratará en el Concejo Deliberante y mientras se dispone a prorrogar por un año más, sin pasar por el Concejo, el contrato con la empresa Esur.

Los recicladores platenses están agrupados en el Movimiento de Trabajadores Excluidos que depende de la CTEP. Los referentes gremiales de ese espacio cuestionaron el nuevo programa de recolección mecanizado con dos contenedores por cuadra porque deja por fuera a los carreros, sin reconocerlos como trabajadores y favoreciendo los negocios con el sector privado.

En sus primeros meses de gestión, Garro firmó un millonario contrato con Esur, por el que la empresa ha embolsado 51 millones de pesos por mes. El servicio de Esur despertó quejas de vecinos de distintos puntos del Gran La Plata, donde se pueden ver grandes y pequeños basurales, en canteras, esquinas y descampados. También recibió fuertes y amplios cuestionamientos del arco opositor en el Concejo Deliberante.

Este negocio excluye a los carreros, quienes han tenido encuentros con funcionarios de Garro sin que estos hayan mostrado voluntad política por incluirlos. Por eso ayer partieron con sus carros desde la Plaza Italia y, luego de atravesar el microcentro platense, se congregaron frente al siempre enrejado Palacio Municipal.

Con decenas de carros ubicados sobre la calle 12 entre 51 y 53, los carreros realizaron una pausa en su trabajo y se hicieron escuchar durante el mediodía. “Pedimos nuestro reconocimiento como trabajadores, la municipalidad se tiene que hacer cargo. No puede ser que privaticen el servicio y nos saquen del centro de la ciudad”, dijo a Contexto Víctor Corvalán, referente de los recicladores.

Corvalán subrayó que el Ejecutivo ponga en práctica la Ordenanza 10.661 de “Basura Cero” que los incorpora como trabajadores. Por el contrario, la comuna hace prevalecer una vieja normativa que prohíbe la tracción a sangre, que le permite salir a la caza de los carros dejando sin sustento a las familias.

“Hemos tenido la oportunidad de hablar con el intendente, pero nos engañó. Si nos engaña el intendente, ¿quién puede solucionar nuestros problemas? Invierten mucha plata en el contrato con Esur y a nosotros no nos tienen en cuenta en la mesa de discusión”, objetó Corvalán.

Frente a Corvalán estaban los carros y sus compañeros de trabajo con chalecos azules que usan para ser reconocidos. También de azul estaban pintadas las maderas de sus carros numerados, y sobre los cuales había madres con sus nenes y nenas. Mientras los más jóvenes tocaban el bombo para hacer escuchar el pedido, otros se sentaron sobre el cordón con rostros cansados, esperando una respuesta por mejores condiciones de trabajo que no iba a llegar.

Otra complejidad que genera Esur para los carreros es que se lleva todos los residuos, dejando poco y nada para que ellos puedan trabajar. “Le explicamos a la gente qué es lo que estamos reclamando como trabajadores urbanos y le enseñamos a hacer el reciclado, para también sentir su apoyo y para que sepan que el trabajador cartonero vive de lo que levanta cada día, porque si no sale a trabajar en su casa no comen”, dijo a Contexto Eva Hansen, promotora ambiental casada con un carrero, quien se dedica a hacer visible para los platenses la situación que viven.

“Entregamos volantes y hablamos con la gente. Esta es una pelea constante, porque nos están dejando fuera del sistema y no nos quieren incluir en la mesa de trabajo”, añadió Hansen.

El municipio paga 4 mil pesos por mes a algunas de las familias de los recicladores, monto que sumado a lo que juntan por día, que por lo general no supera los cien pesos, no les permite cubrir las necesidades básicas. Ayer también pidieron que la comuna extienda a más cantidad de carreros ese pago y que lo eleve a 6 mil pesos, valor que reciben los cooperativistas.

El nuevo programa de Garro que se tratará en los próximos meses en el Concejo Deliberante consiste en dividir la ciudad en dos grandes zonas para el barrido y la recolección, que será mecanizada y en manos de empresas que deberán contar con camiones con el sistema mecánico adecuado. Habrá dos contenedores por cuadra, uno para residuos habituales y uno verde para los reciclables. Bajo este sistema, la participación de los carreros será nula.