Con un sector en crisis, el ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, lanzó ayer en Tecnópolis la Semana de las pymes, en el marco de la primera celebración del Día Internacional de las Pymes, instaurado por la ONU tras el impulso de nuestro país.

Mientras las pequeñas y medianas empresas piden que se declare la emergencia en todo el territorio nacional, pedido que también recibieron los legisladores bonaerenses y el titular de la cartera de Producción provincial, Javier Tizado, desde el Gobierno nacional impulsaron un festejo en un marco en el que las pymes señalan que no “hay nada que festejar”.

Las autoridades nacionales, responsables de la caída del mercado interno, “buscan artificialmente regodearse en una ‘fiesta’ con uno de los sectores más castigados, el de las pymes, por las políticas que ellos mismos llevan a cabo”, expresó el Movimiento de Empresas Nacionales para el Desarrollo Argentino en un comunicado, respecto del evento de Tecnópolis.

“A partir de la implementación de este plan económico ni bien asumió este Gobierno, lo que venimos soportando es la destrucción del mercado interno”, dijo a Contexto Daniel Moreira, titular de la Asociación Pyme.

“La situación es muy difícil. En 2016, como resultado del ajuste que aplicó el Gobierno nacional, desaparecieron 5 mil empresas y 50 mil puestos de trabajo en la industria”, explicó Leo Bilanski, titular del Movimiento de Empresarios Nacionales para el Desarrollo, en diálogo con Contexto.

Desde las pymes señalan que la apertura indiscriminada de importaciones, la escalada de la inflación, los tarifazos a los servicios que incrementan los costos de producción, la falta de políticas públicas, acompañado por la merma del consumo de la mano de la caída del poder adquisitivo, han puesto al sector en crisis.

“Hace dieciocho meses que está el Gobierno y hace dieciocho meses que el consumo viene en caída”, sostuvo el referente de la Asociación Pyme.

“Producto de la presión para reducir los costos laborales, las paritarias perdieron poder adquisitivo, eso afecta fuertemente nuestros ingresos, que son de los cuales nosotros sobrevivimos, que son los ingresos de los trabajadores”, explicó Bilanski, y agregó que sobre el total de “605 mil empresas, 595 mil viven del mercado interno. Entonces, si vos achicás el poder adquisitivo de los trabajadores, lo que estás sacando es mercado a estas empresas nacionales”.

“Ese combo hace que hoy las pymes estemos en una situación sumamente desfavorable”, explicó Moreira, y agregó que en este contexto “nosotros no tenemos nada que festejar”.

Ante la dura situación del sector, el Gobierno impulsó un par de normativas con beneficios para las pequeñas empresas, pero tanto la Ley de Transformación Productiva, conocida como “Ley pyme”, como la Ley del Emprendedor no han sido reglamentadas en su totalidad.

“Necesitamos la mitad de festejo y el doble de trabajo”, dijo Bilanski en referencia al montaje de Cabrera ayer, y agregó que “lo que necesitamos son soluciones concretas, no acciones de marketing”.

Recientemente, el presidente Mauricio Macri puso la vista en las pymes, al responsabilizar a los juicios laborales de ser los causantes del desempleo y del cierre de las pequeñas empresas, al tiempo que acusó a los abogados laboristas de ser una “mafia”. En ese marco, el sector pyme repudió los dichos del mandatario.

Cabe destacar que las pymes emplean en nuestro país a siete de cada diez argentinos. En un contexto de ajuste, mientras las grandes empresas despiden y cierran fabricas a diario, desde este sector se resisten a despedir empleados. “Nosotros tenemos una resistencia natural a despedir a nuestros colaboradores. No es producto de una política activa del Gobierno nacional; el Gobierno nacional hizo todo lo posible para que nosotros despidamos”, sostuvo Bilanski.

El evento de ayer fue impulsado por el Ministerio de Producción, en el que entre los invitados estuvieron autoridades de grandes empresas como Google, Mercado Libre, Quilmes, Facebook, ajenas a las realidades que atraviesan las pymes argentinas.

“Nos parece un insulto a la inteligencia de las pymes que celebren con empresas extranjeras”, sostuvo Bilanski, quien agregó que están “cansados” de que desde este Gobierno “se regodeen con empresas extranjeras”.

“El hecho de que hayan hecho un evento y la gran mayoría de la representación pyme a nivel nacional no hayan sido invitadas te da la pauta de que el Gobierno sigue siendo cínico y mentiroso en todos los aspectos con el sector”, sostuvo en tanto Moreira, y agregó que festejaron “el día de la pyme sin las pymes”.

“Lo que están enviando a la sociedad es que a la mesa sientan a empresas como Mercado Libre”, explicó Bilanksi, y concluyó: “ese es el resumen más claro de los dieciocho meses del Gobierno de Mauricio Macri”.