Si bien en la previa al cierre de listas todos los espacios políticos de La Plata expresaban que tenían como objetivo la unidad entre sus filas –Cambiemos, a favor de los vecinos; la oposición, en contra de Julio Garro–, sólo el kirchnerismo logró concretar ese anhelo, tal el mandato que Cristina Kirchner reclamó en el estadio de Arsenal. Primero, y antes que los intereses personales, las necesidades de las familias que fueron “desorganizadas” por las políticas de Mauricio Macri.

Así es que Unidad Ciudadana se presentará a las PASO del 13 de agosto con una única lista en la octava sección electoral –que representa a La Plata–, la cual estará encabezada por la concejala y decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout, como primera candidata a diputada provincial.

En la tira la siguen Guillermo Escudero en representación del Partido Justicialista local, los sindicalistas Susana Mariño y Héctor Nieves, Elsa Huwiler y Jorge Luis Carpinetti. La boleta de concejales la encabezan, en tanto, Victoria Tolosa Paz, seguida por Norberto Gómez, Ana Herrán, Cristian Vander, Alejandra López y Oscar Blanco.

Sobre los acuerdos alcanzados entre varios sectores, Saintout manifestó: “Es una lista claramente plural en términos generacionales; tiene compañeros y compañeras de diferentes trayectorias que han tenido, en diversos lugares en la ciudad de La Plata, posiciones claras en defensa de los ciudadanos. Más allá de la pluralidad, nos encontramos en un camino común”.

En tanto, no se salvaron de las divisiones el resto de las fuerzas políticas con expectativas de ingresar legisladores y concejales –se renuevan 6 y 12, respectivamente, en la Ciudad–: el oficialismo, el massismo, el randazzismo y la izquierda tuvieron problemas para unificar criterios y presentarán varias opciones.

Cambiemos, fracturado

Aunque el oficialismo inscribió una sola nómina, el sector de la UCR que encabeza Claudio Pérez Hirigoyen tenía decidido hasta anoche competir por afuera bajo la denominación “Un cambio Real”. Este espacio, donde también está el radical Sergio Panella, sólo presentaría candidatos a diputados provinciales, con Pérez Hirigoyen y la concejal Florencia Rollié, como uno-dos. De esta manera, se hace efectiva la fractura que Cambiemos arrastraba casi desde el inicio de la gestión de Garro.

La lista oficial del macrismo, entonces, para la Cámara de Diputados estará formada por Carolina Píparo, Diego Rovella, Carolina Barros Schelotto y Guillermo Bardón, entre otros. Para ese tramo, el intendente no tuvo voz ni voto, ya que son figuras que responden a referentes provinciales y nacionales, como la propia María Eugenia Vidal, Ricardo Alfonsín o Emilio Monzó

Para el Concejo Deliberante, Garro sí consiguió ser escuchado y colocó gente de su confianza en los primeros lugares. Así, la boleta será encabezada por Javier Mor Roig, Julieta Quintero, Raúl Abraham y Darío Musto. Aun así, la figura de Mor Roig, secretario general del Municipio, era resistida por el garrismo por su condición de no-puro y por su fama de “cortarse sólo”. Pero Garro no tuvo otra opción al carecer de dirigentes entre sus filas.

El massismo en terapia intensiva

El espacio que hoy vive una crisis total es Un País (ex UNA y ex Frente Renovador). Allí, la ambición del massismo puro y una gran cantidad de dirigentes para pocos espacios provocaron un estallido con final abierto. El primer episodio fue el portazo de Libres del Sur tras anoticiarse de que lo mejor que habían conseguido era un cuarto lugar en la lista de concejales para Maia Luna, ya que en las listas provinciales y nacionales habían sido barridos. Y después apareció el sector liderado por el concejal Oscar Vaudagna para presentar una segunda lista.

Sin una solución a la vista, una de las listas será encabezada, para diputados provinciales, por el concejal José Ramón Arteaga. “Joserra” será seguido por Cristina Flores y Pedro Fernández. A nivel concejales, respetando el acuerdo con el GEN, el líder será el concejal Gastón Crespo y sus seguidores, Verónica Rodríguez, el concejal Javier García, Luna y Martín Malpelli.

La otra, la disidente, tiene como primer candidato a diputado provincial a Carlos Melzi, y a Mónica Arzuaga y J. Pedro Chávez como sus continuadores. Para el Concejo, el primero es Vaudagna, a quien le siguen Rosana Laplace, Hugo Mársico, la concejala Marcela Farroni y Juan Moreno. De mantenerse esta discordia, otra vez, La Plata se presenta como un dolor de cabeza para Sergio Massa.

El randazzismo, reducido y partido en dos

Otra de las sorpresas fue la implosión que sufrió el Frente Justicialista, el espacio de Florencio Randazzo. Empezó mal y terminó peor. Horas antes del sábado se supo que la diputada provincial Valeria Amendolara daba un paso al costado y que elegía decirle paso a las PASO. Así, la primera en apostar por El Flaco era la primera en bajarse.

Las malas noticias para Cumplir siguieron el viernes a última hora con la decisión del concejal Pedro Borgini de abandonar la pelea por una diputación, a pesar de que había mantenido una intensa campaña de cartelería en las calles y de avisos publicitarios. En el final, la suerte no cambiaría y, a pesar de haberse achicado, el sector se partió en dos.

Una de las listas estará encabezada por el actual diputado provincial Gustavo Di Marzio, quien de esta manera buscará renovar su banca. Como precandidato a primer concejal, el Tío llevará a Federico Martelli, del MUP. En tanto, la otra lista tendrá como números uno a Guillermo Justo Cháves y a Paula Lambertini, para la cámara baja y el recinto local, respectivamente.

Por hora se sabe que Di Marzio estará seguido por Norma Benítez y Roberto “Pocho” Prandini; y Lambertini por Diego Fernández, Pablo Sarlo y Ramón Garrache. En tanto, Cháves será acompañado por Marisol Aranguren y Nicolás Carvalho; y Martelli por Gisela Martínez, Pablo Acosta, Teresa Razzari y Juan Verna. Al cierre de esta edición, ninguno de los dos bandos se quería hacer responsable de la fragmentación y esperaban una posible intervención desde más arriba para saldar las cuentas.

La izquierda se hace frente

Si bien la izquierda tiene una vasta historia de separaciones y desencuentros, desde hace un tiempo venía mostrando una vocación frentista con el objetivo de superar el piso mínimo que impone las PASO y para lograr una oferta real y no sólo teórica. Pero ahora parece que ese camino ha encontrado un límite de desarrollo con la presentación de Izquierda al Frente para competir con el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, el FIT.

En un enfrentamiento que parece de difícil resolución –y que va más allá de la similitud del nombre–, ambos frentes parecen condenados a compartir el mismo electorado y, por lo tanto, a restarse votos. El flamante Izquierda al Frente, entonces, llevará a Francisco Torres como primer candidato a diputado provincial y a Eric “El Tano” Simonetti como primer candidato a concejal.

Por su lado, el FIT llevará a la docente Amelia García –viene de perder Suteba LA PLATA con la línea de Roberto Baradel– y a Luana Simioni como primeras opciones para Legislatura y la Comuna, respectivamente. El otro espacio que evitaba las escisiones era el Frente Socialista y Popular, aunque todavía no había definiciones sobre el reparto de lugares. Se descontaba sí que Fito Aguirre y Henry Stegmayer serán las principales figuras en el ámbito platense.