Sandra Ayala Gamboa había llegado desde Perú para estudiar medicina en la Universidad de La Plata (UNLP). Corría el mes de febrero de 2007, cuando en una búsqueda de trabajo fue citada al centro de La Plata, en un local de ARBA, el edificio de Rentas provincial. Allí fue violada y asesinada.

Este edificio se convirtió en un emblema de la ciudad contra la violencia machista y su madre, Nelly Gamboa pide que se convierta en un centro de atención a mujeres. Sin embargo, desde el gobierno provincial ya comenzaron a desmantelar la fachada, quitando la imagen de Sandra que tapaba la puerta y, realizando obras, por la noche, en este lugar.

“Me cayó bastante mal; jamás imaginé que iban a hacer eso sabiendo que todavía la causa sigue abierta, hay muchas cosas que investigar”, explicó Nelly Gamboa, en diálogo con Contexto.

Luego de años de lucha, marchas y vigilias frente este edificio que hoy es ícono de lucha feminista en la ciudad, la causa llegó a juicio oral y en noviembre de 2012 el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 5 condenó a prisión perpetua al único acusado, Diego José Cadícamo, a quien se le encontraron ocho casos más de violaciones. Sin embargo, la causa que investigaba las complicidades estatales y el encubrimiento de la Departamental Primera de La Plata fue archivada por el fiscal Fernando Cartasegna, ahora de licencia.

“En ese lugar entraron con llaves y ahora están haciendo lo mismo; trabajan de noche a escondidas, hay cosas que no están siendo claras. Se debe trabajar de día y deben poner que ese lugar está en construcción y ahi no se ve que están trabajando”, sostuvo Gamboa.

Ante los rumores de reapertura de este edificio, en abril Nelly y militantes feministas mantuvieron una reunión con autoridades provinciales. Quien se identificó como responsable del edificio de Rentas fue Juan Manuel Mossel, secretario administrativo del
Ministerio de Economía conducido por Hernán Lacunza.

“Me dijeron que lo iban a abrir para que funcionaran oficinas del Ministerio de Economía pero yo le dije que ese lugar no puede abrirse asi y nada más. Mataron a una mujer ahí; una mujer que apagaron su vida, sus proyectos, sus metas y sus sueños”, comentó Nelly.

En este marco, junto con el movimiento de mujeres, Gamboa presentó el 2 de junio, previa de la marcha del Ni Una Menos, un  proyecto ante la legislatura bonaerense en el que se propone que este inmueble se convierta en un centro de contención para mujeres víctimas de violencia de género. Esta iniciativa también fue presentada a Mossel.
“Me dijo que lo tenían charlar, pero que podía ser factible. Pero no concretó nada. No confirmo nada”, explicó Nelly.

junto con el movimiento de mujeres, Gamboa presentó antes de la marcha del Ni Una Menos, un  proyecto ante la legislatura bonaerense en el que se propone que este inmueble se convierta en un centro de contención para mujeres víctimas de violencia de género.

Esta semana, la imagen con el rostro de Sandra fue sacada de la puerta. “Nunca me dijeron que la iban a cortar, que la iban a sacar”, explicó Nelly, quien al enterarse que habían retirado la imagen con el rostro de Sandra, se comunicó nuevamente con Mossel. “Este señor me dijo que de repente un viento fuerte lo tiro o que alguien de la calle
lo saco”, comentó Gamboa.

La Casa Sandra Ayala Gamboa es considerada un icono en la ciudad. “Verdaderamente se transformó en un símbolo de lucha donde logró evidenciar qué era un femicidio, qué significa que una mujer sea asesinada en un nuestro país hoy en día cada 18 horas y tiene que ver concretamente con una legitimación que ejerce el propio Estado de lo que es la violencia machista”, explicó a Contexto Maria Luz Santos Morón. La abogada del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) y referente de “Pan y Rosas”, acompañó a la familia en el pedido de justicia por Sandra y en convertir este edificio en un centro de atención.

“Sin ir más lejos, nos enteramos de que el gobierno nacional tomó la decisión de destinar fondos que correspondian al Consejo Nacional de la Mujer para casos de violencias de género a las fuerzas de seguridad, lo que deja más claro aún lo poco que le interesan las
mujeres a este gobierno y lo poco que le interesa combatir la violencia de género”, dijo Santos Morón. La abogada destacó que el ataque a la Casa Sandra Ayala Gamboa y estos recortes “demuestran que no están dispuestos a garantizarle los derechos mínimos a las mujeres”.

“Hace muchos años que estoy acá acompañada por organizaciones. Como madre necesitaría que ese dia edificio lleve el nombre de Sandra y que funcionara un centro integral para las mujeres víctimas de violencia”, sostuvo Nelly.

“Hace muchos años que estoy acá acompañada por organizaciones. Como madre necesitaría que ese dia edificio lleve el nombre de Sandra y que funcionara un centro integral para las mujeres víctimas de violencia”, sostuvo Nelly.

Al asumir Maria Eugenia Vidal, Nelly Gamboa fue en varias oportunidades a pedir audiencias con la gobernadora, pero nunca fue atendida a pesar de la insistencia. “No me llamaron nunca. Siempre me mandaron a la secretaría de Derechos Humanos y al Ministerio de Justicia. Pero yo lo que quería era hablar con esta señora”, explicó
Nelly.

Junto con el movimiento de mujeres platense, la madre de Sandra va a organizar una conferencia de prensa sobre la situación del edificio y para pedir que la gobernadora la atienda. Por otro lado, van a exigirle a los legisladores bonaerenses que avancen con el proyecto presentado, al tiempo que realizarán un pedido de informes a la cartera de Economía sobre la situación del edificio. Pronto anunciaran una fecha para una movilización.