Industria en crisis: en 24 horas despidieron a 600 empleados y suspendieron 1000

Centenares de cesantías fueron anunciadas ayer en la central de Atucha, mientras que en la fábrica de calzado Dass de Coronel Suárez anticiparon de 500 a 1960 suspensiones que se mantendrán hasta fin de año.

1417

La bola de nieve que el plan económico macrista echó a rodar sobre la industria nacional no muestra señal de detenerse. En una nueva muestra de alerta al sector trabajador, sólo en el día de ayer fueron anunciados 600 despidos en la central de Atucha y un promedio de 500 a 1960 suspensiones en la fábrica de calzado Dass, que se mantendrán hasta fin de año.

“Sabemos que, tras los 137 despidos de este año, en consecuencia se vienen ahora los despidos de UOCRA, UTA, Gastronomía, Maestranza y Seguridad Privada. Le exigimos ahora al Ministerio de Energía, que es el que administra la partida presupuestaria de lo que es energía nuclear, que arbitre la partida presupuestaria del Gobierno nacional. Básicamente, que Mauricio Macri tome dinero de la deuda que tomó”, había alertado semanas atrás el concejal del FpV, Facundo Ocampo, en diálogo con Contexto, al ser consultado sobre la seguidilla de cesantías en la central Atucha, donde 600 empleados de la construcción recibieron los telegramas de despido ayer por la mañana.

Por otra parte, ayer también se enunciaron más de 1000 suspensiones en la planta de calzado Dass de la zona de Coronel Suárez, planificados a partir de esta semana y que se extenderán hasta fin de año.

El cronograma comienza con 500 suspendidos desde este lunes hasta el 14 de julio. Luego se suspenden otros 500 empleados hasta el 11 de agosto. Las próximas suspensiones se darán entre el 11 y el 22 de septiembre e involucrarán a 1250 trabajadores. Del 23 de octubre hasta el 3 de noviembre serán 750 los operarios suspendidos. Y, finalmente, entre el 6 de noviembre y el 8 de diciembre se suspenderá a la totalidad del personal, es decir a los 1960 operarios de la firma.

En esta oleada crítica para el sector industrial, el Gran Buenos Aires se presenta como el área más conflictiva en términos de densidad demográfica de trabajadores y de injerencia de actividad productiva, en especial del sector Pyme. “Para que tengamos una idea, del 100% de los establecimientos productivos a nivel nacional, el 30% está en la provincia de Buenos Aires. Y de ese porcentaje, la mitad está en el Conurbano, es decir, el 15% del total de los establecimientos productivos los tenés sólo en el Conurbano”, dijo a Contexto Martín Pollera, economista y secretario de Hacienda de la Municipalidad de Florencio Varela.

“Este modelo trazó ganadores y perdedores. La apertura de importación, la devaluación y el tarifazo dejó eso. Del lado de los ganadores hay tres sectores: los grandes exportadores de granos, el sector minero y el sector energético. Del lado de los perdedores, los trabajadores y el sector del comercio, construcción y la industria casi en su totalidad”, expresó Pollera respecto de las consecuencias acarreadas tras un año y medio de gestión macrista.

En este escenario, las Pymes representan el eslabón más débil por depender casi íntegramente del consumo interno, en especial los sectores concernientes a la producción textil, cuero, calzado y química.

“Esto es un cóctel implosivo que llevó a que la actividad económica y productiva se detenga. Cayó el poder adquistivo de los trabajadores y ahora llegan los despidos”, sostuvo Polleras y agregó: “No veo posibilidad alguna de que el sector industrial pueda recuperarse en el corto o mediano plazo. De hecho, si uno se para en los indicadores nacionales, provinciales e incluso en los locales, se pueden encontrar caídas en la industria”.

Sumados a los difundidos ayer, en las últimas 48 horas alcanzaron conocimiento público: 600 despidos en Pepsico, 180 despidos en Unisol-Puma, 170 despidos en Lanxess y 70 despidos en talleres Rioro. Más de mil cesantías en sólo dos días.