En el marco de la Cumbre Mundial de los Pueblos Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal”, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, pronunció un discurso en el que reclamó la unidad de los movimientos sociales y los partidos de izquierda.

Recordó que en Bolivia “antes nuestras políticas eran importadas desde arriba y desde afuera. Antes en Bolivia en lo político decidía la Embajada de Estados Unidos, en lo económico decidían el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y se organizaba desde una base militar en el trópico cochabambino donde había extranjeros armados y uniformados”.

El mandatario afirmó: “Yo no vengo de la escuela comunista, juventud comunista o socialista. No, mi escuela ha sido la lucha sindical, los debates, reuniones de sindicatos y centrales, las marchas, las movilizaciones”.

“Si queremos la liberación de nuestros pueblos, lo que les pido es unidad y unidad. Lo más difícil es unir. Estoy casi seguro que, si en cualquier país de América Latina primero nos unimos los movimientos sociales y sobre eso unimos a los partidos de izquierda, nuestros procesos de liberación, nuestras revoluciones, serían imparables”, aseguró.

“Si queremos la liberación de nuestros pueblos, lo que les pido es unidad y unidad. Lo más difícil es unir.”

Morales remarcó que “el mejor homenaje a Fidel, a Chávez y Kirchner es la unidad y la lucha permanente. Ese esfuerzo, ese sacrificio no puede ser en vano”.

El mandatario boliviano criticó duramente las políticas imperiales de Estados Unidos hacia la región y aseguró que “pequeños grupos quieren dominar el mundo usando la fuerza, usando la OTAN, a veces, inclusive, usando los Cascos Azules […] El imperio solo busca saquear los recursos naturales, recuperar su hegemonía económica robando a los pueblos del mundo”.

“Desde el imperio siempre pensaron cómo dividirnos, y cuando dividen a un país y queda dominado políticamente por la derecha, pueden robar fácilmente nuestros recursos naturales”, afirmó.

De manera contundente, el presidente de Bolivia aseguró que “mientras exista imperialismo y capitalismo, la lucha no ha terminado. El imperio, el capitalismo, trae injusticia y desigualdad”.

Por último, Morales también criticó la actitud de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), al afirmar que enviaba “todo nuestro apoyo a la Revolución Bolivariana de Venezuela. Lamento mucho que autoridades como el secretario general de la OEA sea un instrumento del imperio, un enemigo de la democracia. Por nuestra unidad ellos no pasaran, porque es nuestro deber defender nuestras revoluciones”.