Las puertas del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires fueron ayer el escenario de una concurrida convocatoria para exigir el pase a planta permanente de unos 1.500 médicos y profesionales que integran hoy el sistema de becarios en los hospitales públicos.

La movilización encabezada por el gremio bonaerense CICOP reunió a decenas de trabajadores de la salud, de instituciones de toda la región, que reclaman al Gobierno provincial que cumpla con los puntos acordados en la discusión paritaria del año 2016. A ocho meses de la negociación, la precarización se mantiene intacta.

“Luego de varias discusiones, habíamos logrado concretar el cese de los becarios como forma de ingreso a la planta en el sistema de salud y, al mismo tiempo, un cronograma que debía haberse empezado a cumplir en diciembre, que es el pase a planta de los becarios que ya están dentro”, dijo a Contexto Fernando Corsiglia, máximo referente de CICOP.

Corsiglia agregó: “De los 1.500 becarios, el Gobierno sólo ha cumplido con el pase a planta de 35, en un incumplimiento flagrante de lo acordado. Hay centenares de expedientes dando vueltas dentro de la burocracia administrativa central. Lo que exigimos a Zulma Ortiz es que asuma su responsabilidad como ministra y discuta la necesidad de producir los nombramientos”.

“De los 1.500 becarios, el Gobierno sólo ha cumplido con el pase a planta de 35, en un incumplimiento flagrante de lo acordado. Hay centenares de expedientes dando vueltas dentro de la burocracia administrativa central.”

Desde el gremio advierten que, si el pase continúa demorado, los trabajadores no tendrán más opción que buscar espacio laboral en el sector privado, vaciando así el cupo de profesionales en la salud estatal.

“Somos médicos, médicas, trabajadores sociales, psicólogos, formados la gran mayoría dentro de la educación pública. Luego de nuestras residencia, el sistema de contratos es mediante becas, donde no tenemos aportes jubilatorios, no tenemos vacaciones ni aguinaldo”, dijo a Contexto Nahuel Segovia, joven becario del Hospital San Martín de La Plata, en el área de psiquiatría.

Según informaron, existen profesionales que se han mantenido bajo el sistema de becas durante diez o doce años.

“Lo que sucede muchas veces es que los profesionales renuncian. La oferta laboral en el sector privado también condiciona que muchos no quieran trabajar sin insumos, con guardias de fines de semana, con contratos precarios”, agregó Segovia.

“Creo que estas condiciones, en el contexto actual, forman parte del vaciamiento del sistema público en general. Esto refleja lo que se está viviendo en el sector público, y es un posicionamiento de lo que esta gestión considera que representa la salud pública”, sostuvo a Contexto Pamela Silva, becaria de trabajo social del Hospital Rossi de La Plata.
Silva añadió: “Está en la órbita de este Gobierno dejar de financiar la salud pública y que a la salud pueda acceder el que la pueda pagar”.

Las decenas de trabajadores de la salud que concentraron ayer en 51 entre 17 y 18 discutieron en conjunto las inquietudes de cada institución en particular para presentar ante las autoridades de Provincia. Asimismo, desde el sindicato decidieron que el viernes definirían si llevar los reclamos a una instancia de paro de actividades para hacer visible la problemática.

“Los becarios son el eslabón más débil y pequeño de la cadena de trabajadores del sector profesional. Son los que cobran menos y son los que, mientras tengan una beca, no tienen estabilidad laboral ni aporte previsional”, dijo el presidente de CICOP, y agregó: “Es una decisión política resolver su situación”.