Una semana después de declarar Ciudadano Ilustre de La Plata al dirigente gremial desaparecido en dictadura, Ernesto “Semilla” Ramírez, la Universidad Nacional de La Plata rendirá homenaje póstumo al referente de los derechos humanos, Hugo Cañón, quien recibirá hoy la distinción Doctor Honoris Causa Post Mortem.

El reconocimiento al ex fiscal y otrora titular de la Comisión Provincial por la Memoria, fallecido en enero del año pasado, se realizará con la presencia del juez español Baltasar Garzón –conocido por investigar los crímenes cometidos por el franquismo–, la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout, el legislador provincial del Frente para la Victoria Martín Fresneda y la profesora Ana Barletta.

Formado en las aulas de la UNLP, Hugo Cañón fue designado como fiscal federal de su natal Bahía Blanca con el retorno de la democracia, donde se encargó de iniciar las investigaciones por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción del V Cuerpo y de la Armada Argentina, y en 1987 cuestionó e impugnó la Ley de Obediencia Debida por inconstitucional. En aquel momento, fue el único fiscal que decidió ir en contra de esta ley.

En el año 2000 recibió el premio Justicia Universal, otorgado por la Asociación Argentina Pro-Derechos Humanos, de Madrid, y seis años después recibió de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata, el “Reconocimiento a la trayectoria y el compromiso con la Defensa de los Derechos Humanos”. En 2007, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires lo distinguió como “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos”.

“Hugo, justamente en este momento de la Argentina, nos hace muchísima falta. No nos cabe le menor duda de que hoy sería una de las principales figuras que estaría en la primera línea batallando en contra de los retrocesos que están perpetrando en materia de derechos humanos”, dijo a Contexto Alejandra Santucho, referente de la asociación H.I.J.O.S. de Bahía Blanca, quien estará hoy presente en el acto de reconocimiento a Cañón.

“Cuando fue el fallecimiento de Hugo, fue un golpe tremendo, porque sabíamos lo que se venía y sabíamos que era una de las personas que más falta nos iba a hacer. Un hombre totalmente preparado y comprometido”, dijo Santucho. Y agregó: “Hugo Cañón fue una figura central para el proceso de Memoria, Verdad y Justicia, en especial para una sociedad tan compleja como la de Bahía Blanca. Pero de los lugares más adversos siempre salen las resistencias más fuertes”.

La ceremonia se desarrollará hoy a partir de las 11 de la mañana en el Patio de Presidencia de la Universidad Nacional de La Plata, ubicado en la sede de calle 7 Nº 776 del centro platense. Allí concurrirán representantes tanto del sector académico como de asociaciones de derechos humanos y agrupaciones políticas del campo popular.

“Con la impugnación de la Obediencia Debida, Hugo Cañón mostró que el Poder Judicial no tiene por qué acatar lo que pretenden los Gobiernos. Él se bancó las consecuencias de eso”, dijo a Contexto la abogada y querellante en juicios por crímenes de lesa humanidad, Guadalupe Godoy.

“En un momento como este, donde hay un claro avance para deslegitimar los procesos populares de reclamo de verdad y justicia, está muy bueno realizar estos reconocimientos. Cañón fue parte de un sector del Poder Judicial que se distinguía de esa tradición, en general reaccionaria. Estaría bueno que los jueces y fiscales de ahora acusen recibo por eso”, añadió Godoy.

La distinción para el referente de los derechos humanos fue votada en el Consejo Superior de la UNLP en abril de 2016.

En tanto, cabe destacar que el jurista español Baltasar Garzón, ubicado entre las principales figuras que hoy presentarán el reconocimiento, se pronunció con fuertes críticas este año hacia la decisión de otorgar el beneficio de 2×1 a represores condenados por crímenes de lesa humanidad.