Tras cuarenta días sin discutir paritarias, los docentes fueron convocados nuevamente a una mesa salarial en la que desde el Gobierno bonaerense propusieron un 21% de aumento, sólo un punto más arriba que la anterior oferta.

“Ha sido superadora en noventa pesos. La estructura es la misma del 6 de febrero”, explicó Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) al salir de la reunión paritaria, en la que anunciaron una nueva medida de fuerza para esta semana en rechazo de esta propuesta.

“Además de exigir como condición vital la devolución de los descuentos y la regularización de los salarios docentes, ante la negativa categórica del Gobierno este Frente de unidad docente determina un paro para el miércoles 14”, anunció Petrocini.

Esta vez, la oferta del Gobierno bonaerense fue interanual: una recomposición salarial respecto de 2016 de $2.000 por cargo, el aumento del 21% para este año, y estipulaba para 2018 y 2019 un aumento sin paritarias del 10% más de que lo reflejen los índices de inflación, es decir, si la inflación fuese del 20%, el incremento total sería del 22% (20% + 2%).

“Además de exigir como condición vital la devolución de los descuentos y la regularización de los salarios, ante la negativa categórica del gobierno este Frente determina un paro para el miércoles 14.”

Cabe destacar que el Frente Gremial Docente el viernes pasado realizó una conferencia de prensa donde señalaron importantes descuentos en los salarios de los docentes en sus ingresos de este mes. En ese sentido, la devolución del dinero era fundamental para que hubiera un trato en esta mesa paritaria. Sin embargo, desde el Gobierno de la provincia rechazaron el pedido.

Según explicaron desde el Frente, los maestros bonaerenses han recibido descuentos que han dejado sus sueldos reducidos en 200, 500 y 2.000 pesos. Incluso, la semana pasada la FEB denunció que un docente marplatense recibió una quita del 95% de sus ingresos.

Según explicaron desde el Frente Gremial Docente, los maestros bonaerenses han recibidos descuentos que han dejado sus sueldos reducidos en 200, 500 y 2.000 pesos. A un docente marplatense le retuvieron el 95% del sueldo.

“En vez de estar discutiendo incrementos, estamos pidiendo que nos paguen, porque realmente lo que han sufrido los docentes de la provincia de Buenos Aires en esta última liquidación de haberes es salvaje”, explicó la titular de la FEB.

María Laura Torre, secretaria gremial de Suteba, señaló que ante esta propuesta los docentes están “mucho peor que antes”, porque “en ningún momento paró la inflación; lo que sí tienen parado, con un destrato y un maltrato muy fuerte hacia los docentes, es el salario nuestro”.

“Realmente no se entiende el maltrato que hay hacia los docentes”, sostuvo Miguel Díaz, secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA).

“El Gobierno tiene dinero para hacer una reforma salarial. No la quiere hacer porque hay un capricho desde la Presidencia, una orden de la Presidencia, que le ha bajado una linea a la gobernadora”, denunció Díaz, al tiempo que destacó que “esto tiene que ver con una fundamentación ideológica; no les interesa la educación”.

“El gobierno tiene dinero para hacer una reforma salarial. No la quiere hacer porque hay una orden de la Presidencia, que le ha bajado una linea a la gobernadora.”

Minutos después de anunciado el paro, los ministros de Economía, Hernán Lacunza, de Trabajo, Marcelo Villegas, y de Educación, Alejandro Finocchiaro, realizaron una conferencia de prensa en la que señalaron que esta medida de fuerza “tiene que ver más con lo político que con lo gremial”.

Respecto de los días descontados, el titular de la cartera educativa sostuvo que “desde el momento de asumir anticipamos que los descuentos por días de paro no iban a estar sujetos a negociación, eso basado en un criterio elemental de justicia”.

“Si un trabajador no puso a disposición de la provincia su capacidad de trabajo, no va a recibir el mismo salario que el que lo hizo. No es lo mismo aquel que trabaja que el que no lo hace”, agregó Finocchiaro.

La titular de la FEB sostuvo que desde el Gobierno han tratado de descalificar la tarea de los docentes, desprestigiándolos, y los “han atormentado con los descuentos”. En ese sentido, destacó que fue una negociación “bajo presión, coercitiva, violentando a la docencia, tratando de disciplinar” a los trabajadores.