Tras el preocupante antecedente de marzo año 2016, la central nuclear de Atucha ubicada en Zárate vuelve a verse amenazada por 137 telegramas de despido dirigidos a personal profesional de construcción, hecho que tiene en alerta a los principales gremios de la zona. Por esto, el bloque de senadores y senadoras del Frente para la Victoria-PJ mantuvieron ayer una reunión con representantes de la Unión de Empleados del Construcción y Afines de la República Argentina (UECARA), quienes exigen respuestas por parte del Gobierno y denuncian el “desguace del Plan Energético Nacional”.

“Esta situación no es aislada. Se repite un panorama similar al del año pasado frente a la construcción de Atucha III, IV y V, que siempre estuvieron en proyecto y ahora parece que nada se concretaría. Los trabajadores no sólo están preocupados por las pérdidas laborales, sino también porque advierten que hay una fuerte decisión del Gobierno de no seguir adelante con estas obras”, dijo a Contexto la senadora Cecilia Comerio, quien dialogó ayer con los representantes gremiales junto a sus pares Juan Manuel Pignocco y Mónica Macha.

“A quienes primero les llegan los telegramas de despido es al personal de UECARA, compuesto por técnicos, inspectores de seguridad e higiene. Debajo de esas personas hay más trabajadores”, dijo Comerio. Y añadió: “En regiones como Lima y Zárate se están viendo todos los días industrias que cierran o que echan gran cantidad de trabajadores”.

“El año pasado despidieron a seiscientos trabajadores de UECARA. Sabemos que, tras los 137 de este año, en consecuencia se vienen ahora los despidos de UOCRA, UTA, Gastronomía, Maestranza y Seguridad Privada. Le exigimos ahora al Ministerio de Energía, que es el que administra la partida presupuestaria de lo que es energía nuclear, que arbitre la partida presupuestaria del Gobierno nacional. Básicamente, que Mauricio Macri tome dinero de la deuda que tomó”, contó el abogado de la UOCRA y concejal del FpV de Zárate, Facundo Ocampo, quien ha seguido de cerca el conflicto de los trabajadores desde el año pasado.

En tanto, el personal profesional de la construcción, en gran medida formado y especializado por los años de trabajo en Atucha (algunos con hasta doce años de antigüedad), puede quedar en la calle a fines de este mes, según informaron desde las firmas que tienen a cargo la puesta en marcha de Atucha IV.

“los despidos de Atucha son una nueva demostración del achicamiento del Estado y del desmantelamiento de áreas claves.”

Según explicaron, la situación se da debido a que las empresas contratistas Bureau Veritas y Adecco confirmaron la decisión y la atribuyeron al supuesto incumplimientos por parte del Gobierno nacional de sus obligaciones contraídas en materia de pagos. Se sospecha que el problema es producto de las complicaciones que enfrenta el macrismo tras incumplir los acuerdos a los que se había llegado con el Gobierno de la República Popular de China para comenzar la construcción de la cuarta central nuclear, algo que se anunció en varias ocasiones, pero que todavía no sucedió.

Por ello, los legisladores del FpV del distrito de Zárate presentaron un proyecto de repudio y expresaron su solidad con los trabajadores. En el distrito la ola de despidos ya se llevó más de 120 puestos de trabajo en Carbcolor en los últimos días.

En paralelo, la firma Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), que opera en Atucha, anunció que no serán renovados 35 contratos en la planta por falta de presupuesto, completando un panorama más que complejo.

“Lo que está puesto en marcha es un plan para desarmar la apuesta a la tecnología y la industria nacional, y frenar el recorrido que se inició hace doce años”, añadió Comerio.

Por su parte , la senadora Mónica Macha sostuvo que “los despidos de Atucha son una nueva demostración del achicamiento del Estado y del desmantelamiento de áreas claves que está haciendo el Gobierno de Cambiemos”