El intendente de La Plata Julio Garro sorprendió ayer a la comunidad con una serie de declaraciones poco afortunadas en materia de seguridad, al “explicar” que los delitos de la ciudad se deben a “delincuentes que vienen de Ensenada y Berazategui”. El jefe comunal realizó esa declaración tras el anuncio de la instalación de un nuevo puesto de vigilancia municipal en 122 y 52. “No es una cuestión política, es una cuestión estadística. Los hechos más graves ocurren a manos de delincuentes que llegan a la ciudad desde esos distritos”, agregó.

Lejos de ofrecer un panorama de gestión y balance, el intendente macrista apuntó contra los dos distritos vecinos de la capital provincial y de inmediato generó un repudio que no tardó en hacerse público.

Desde el municipio de Ensenada, funcionarios se pronunciaron de manera enérgica contra los dichos de Julio Garro y definieron las diatribas del jefe comunal platense como una expresión “desastrosa” para “justificar lo que él no puede resolver”.

“En cada barrio de la ciudad de La Plata hay grupos de vecinos tratando de organizarse para trabajar en pos de la seguridad porque el intendente Garro no se la garantiza”, dijo a Contexto Carlos Dabalioni, titular de la Dirección de Derechos Humanos de Ensenada.

El funcionario repudió los dichos de Garro con fuerza y sostuvo: “Nosotros no nos ponemos a pensar, cuando hay un hecho delictivo, de dónde vienen, qué significa eso. Nosotros intentamos cuidar al vecino. Obviamente, vemos que en la ciudad de La Plata eso no pasa, no hay gestión”.

En esta línea, Dabalioni agregó: “No hay programas de niñez, no hay programas de inclusión. Garro cuida su propio country y su misma Policía le roba en la cara. Hay descontrol en la nocturnidad, que ha causado muertes como el caso Emilia Uscamayta, y el Municipio sale a decir que no tuvo nada que ver. Todo esto no nos sorprende, ya que las declaraciones vienen en una línea clara: en vez de gestionar, le echan la culpa a otro. El mensaje de Garro es desastroso para justificar lo que él no puede resolver”.

Dabalioni afirmó que, para el distrito que gobierna Mario Secco, la seguridad “es prioridad y es un todo: las calles, la iluminación, el asfalto, los chicos en la escuela, los insumos y capacitación para la policía. Todo lo hace el Municipio”.

Asimismo, respecto de la gestión de seguridad en La Plata en manos de Garro, aseguró que “su principal conductor de la Policía, que era Daniel Piqué, tenía más policías cuidando la casa de él que cuidando la ciudad. No sé qué le pasó por la cabeza, pero han sido declaraciones totalmente desafortunadas”.

En esta línea, el titular de Derechos Humanos ensenadense expresó: “En todo caso, debería decir que la Provincia, en este caso Ritondo, no le da los elementos que necesita para poder cubrir cada cuadrícula de la ciudad”. Por su parte, el edil del Frente para la Victoria de Ensenada, Martín Slobodian, también apuntó contra las declaraciones de Julio Garro y aseguró que “la inseguridad en La Plata es producto de las malas políticas y la incapacidad de María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo”.

Además, desde el bloque fueron más duros y sostuvieron que Garro “está consumiendo algo que no lo deja pensar bien”, y por esto pidieron que “deje de consumir prensa adicta al macrismo, que le impide ver y abordar la realidad para poder solucionar los problemas de los vecinos”. En esta línea, Slobodian manifestó que “la postura de Garro no hace más que aceptar los altos niveles de inseguridad de La Plata frente a una ciudad más segura como Ensenada”.