Con un paro activo, en el que mantendrán el servicio de guardia y la atención a los pacientes internados, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) sumará una nueva jornada de lucha, llegando así a catorce semanas de paros escalonados en lo que va del año. Esta nueva retención de tareas es en rechazo de la oferta paritaria y por la falta de resolución de diversas problemáticas que “asolan críticamente el sistema de salud en la provincia y generan que la situación de los trabajadores y fundamentalmente de los pacientes sea grave”.

“Nos debían el cierre de la pauta salarial 2016 y por supuesto una oferta para este año. Después de catorce semanas de paros escalonados y movilizaciones tuvimos la primera convocatoria la semana pasada”, explicó a Contexto Guillermo Pacagnini, secretario gremial de CICOP. La oferta del Gobierno de María Eugenia Vidal para los médicos “fue la pauta testigo que están usando para todos los estatales, no sólo en la provincia, sino en el país: el famoso 18% fraccionado en cuatro cuotas, con una supuesta cláusula gatillo de actualización que no es tal y que en la práctica no llega al 12% si uno toma la proyección inflacionaria”.

Más allá de la cuestión paritaria, desde CICOP explicaron que una de las grandes problemáticas es la falta de profesionales. En la paritaria de 2016 se había acordado con el Gobierno bonaerense que los 1.500 becarios profesionales que hay en los hospitales públicos pasaran a planta permanente, sin embargo, se sumaron 35 en toda la provincia. A esta situación hace falta sumarle, según estiman desde el sindicato, unos 1.500 trabajadores más al sistema de salud para que este funcione como corresponde.

En ese sentido, para incorporar nuevos trabajadores es necesario que se abran vacantes. “Cuando se autorizan las vacantes, está costando cubrir el cargo por el nivel salarial”, explicó Pacagnini. Hoy, un profesional ingresante en la salud pública cobra unos $16.100 pesos. “Para hablar de una recomposición tiene que ser no menos de $23.000, que es el punto de referencia que nosotros tomamos”, sostuvo el referente de CICOP.

También desde CICOP reclaman más inversión en las cuestiones edilicias. En ese sentido, la Provincia destinó una partida de dinero desde el Ministerio de Infraestructura a obras para la salud pública. Ese dinero, destinado a arreglos puntuales en los hospitales, se otorgó tras la repercusión que tuvo la lucha de los médicos en la denuncia del estado de estas instituciones médicas. Sin embargo, explican que estas obras no alcanzan y no solucionan la cuestión de fondo.

En la ciudad de La Plata, la situación crítica que vive el hospital Alejandro Korn de Melchor Romero es ejemplo de ello. La zona de internación de agudos, donde viven personas con diferentes padecimientos neuropsiquiátricos, tiene el techo a punto de caerse. Mientras tanto, se realizan refacciones en la entrada del Hospital y en el área de maternidad. Desde CICOP advierten que estas obras no alcanzan si no se destinan también profesionales.

“Hay un servicio de ginecología que ha crecido exponencialmente porque hacen un número de partos por año impresionante, pero no hay pediatras”, explicó a Contexto Laura Costanzo, delegada de este hospital. En ese sentido, el área de maternidad va a funcionar con esta cantidad de partos, pero a su vez hay escasez de profesionales para atender a los recién nacidos.

“Nosotros decimos que a los edificios hay que llenarlos con gente, pero eso hay que planificarlo”, explicó Constanzo. Los trabajadores de maternidad explican que hay una falta de planificación y que, a pesar del avance en esta obra, la circulación por la misma está mal pensada.

“Hay una falta de planificación en general. Cuando se destina algo de dinero, que no viene directamente del presupuesto de Salud y que es solamente para lo edilicio, termina siendo malgastado”, sostuvo la delegada del Alejandro Korn.

Por otra parte, la falta de insumos y de profesionales complejiza las situaciones de violencia que se viven en los hospitales. En ese sentido, desde CICOP habían desarrollado un protocolo para prevenir estas situaciones que generaba la figura de cuidador, un trabajador que realice tareas de prevención y atención.

Este protocolo “con este Gobierno ha sido dejado de lado”, explicó Pacagnini, y agregó que los cuidadores “hoy han sido desvirtuados en su función para acudir a otras deficiencias”. Si la situación no se resuelve con esta medida de fuerza, desde CICOP movilizarán la semana que viene junto con la Asociación Judicial Bonaerense e invitarán a los diferentes sindicatos estatales a participar.