Por Florencia Zanello

Como cada 3 de junio desde hace tres años, organizaciones sociales y políticas concentraron en Plaza Moreno para salir a las calles a gritar ante las injusticias que padece cada día el género femenino.

La jornada de lucha arrancó a las 15 hs, con una radio abierta llevada a cabo por el Frente de Mujeres para la Victoria de La Plata. En la apertura se leyó el extenso documento confeccionado por las organizaciones que nuclea el Frente de Mujeres. “No vamos a dejar de disputar las causas justas, que no es más que la búsqueda por la justicia social. En un mundo en el que no seamos nombradas, entonces seremos quienes tomaremos los espacios públicos para hacernos visibles y darle la batalla a un sistema patriarcal que nos pone a las mujeres en unos roles profundamente desiguales con respecto a los hombres”, arranca el escrito. Y continúa: “Unidas y organizadas vamos a poner el mundo patas para arriba y será mediante la organización popular que construiremos espacios para el logro de la utopía feminista, como horizonte político-social. Queremos construir una nueva cultura de la que seamos parte como sujetas de derechos, económicas y políticas”.

Además, el documento denuncia cómo las políticas públicas aplicadas por los Gobiernos nacional, provincial y municipal de Cambiemos aumentan la brecha de desigualdad de género y ponen en un lugar de mayor vulnerabilidad a las mujeres. En ese contexto, enumera los motivos de la marcha, entre los cuales están la necesidad de un Estado presente en políticas de género, la creación del Ministerio Nacional de la Mujer, el cumplimiento de la Ley Nacional Nº 26.150 y la provincial Nº 14.774 de Educación Sexual Integral en el país, las provincias y cada municipio, la demanda de políticas en salud con perspectiva de género, la denuncia de la violencia policial e institucional a travestis y trans en situación de prostitución y la demanda de generación de políticas de salud, educación y empleo para estos colectivos, la Ley Diana Sacayán de cupo laboral trans, la denuncia de la corrupción judicial en casos de violencia de género y los tiempos lentos con los que se manejan, entre otros.

“En definitiva hoy decimos: Inmediata libertad a Milagro Sala y demás presxs políticxs, basta de despido y ajustes, salario y trabajo digno para todas, basta de represión a travestis, trans y respeto por las diversidades sexuales y de género. No al vaciamiento de las políticas públicas que protegen nuestros derechos. Justica por Emilia. Sandra Ayala Gamboa presente. Basta de feminicidios y violencia machista. Vivas nos queremos.”

Luego, por el micrófono pasaron distintas voces feministas de organizaciones políticas como la Federación Universitaria de La Plata (FULP), La Cámpora, Partido SI, entre otros.

Cerca de las 17 hs, los y las presentes se encolumnaron detrás de la bandera de arrastre que llevaba como consigna “El ajuste es más violencia”. Desde allí marcharon con bombos, cánticos, banderas y mística por el centro platense con destino a la Fiscalía de 7 y 57.

Miles de padres y madres con niños y niñas, grupos de jóvenes, adultos y adultas mayores coparon las calles con carteles que expresaban el repudio hacia este sistema patriarcal. “Camino a casa queremos ser libres, no valientes”, “Con short o pantalón, respétame”, “El mundo no es rosa ni azul”, “Aborto Legal en el hospital”, “Mi cuerpo no es territorio de conquista”, fueron algunos mensajes que se leyeron durante la jornada.

En las esquinas de calle 8, otras organizaciones artísticas mostraron intervenciones que visibilizaban las violencias que las mujeres soportan en cada ámbito de su vida.

Foto: Eva Cabrera

“Compañeras, compañeros, por fin logramos llegar a tribunales”, expresó por el megáfono Flavia Delmas, referente del Frente de Mujeres, cuando la columna de organizaciones frenó en la puerta de la Fiscalía platense. “Por fin logramos un 3 de junio venir acá a decirle a la Justicia patriarcal que no queremos más compañeras muertas, que no queremos más compañeras perseguidas, y para pedir que investiguen todas las causas que tenemos en este lugar”, continuó acompañada por aplausos.

El megáfono se habilitó para la lista de oradoras y la primera en tomar la palabra fue Maira Díaz, presidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Informática que integra la FULP.

Díaz expresó la importancia de movilizarse en el contexto político y social actual y convocó a “que podamos seguir trabajando en unidad con todos los sectores, con el movimiento obrero, con el sector de técnicos y profesionales, unidad que sea en la calle y obviamente podamos seguir profundizando en esta línea y trabajando nuestras reivindicaciones históricas”.

Luego, Antonella Rapetti, del Movimiento Estudiantil Liberación de la FULP, expresó que “esta lucha es tan importante como el resto de nuestras reivindicaciones: la lucha por el salario digno, por el trabajo, por la educación pública, por poder ir a un hospital público. Todas esas cuestiones están dentro de lo que nosotros y nosotras queremos y deseamos para una patria justa, libre y soberana”.

En tercer lugar habló Belén Callegari de la FULP y la Agrupación Rodolfo Walsh de Periodismo: “Seguimos exigiendo el cupo laboral trans, queremos que haya espacios de salud sexual integral en todas las unidades académicas de todo el arco educativo, seguimos exigiendo justicia por Emilia (Uscamayta Curí), vamos a seguir exigiendo justicia por todas las compañeras que nos arrebatan día tras día, nosotras no vamos a dar un paso atrás”. Y aclaró que fue el movimiento del campo nacional y popular quien sancionó el voto femenino, que dio a las mujeres un lugar en la política y que tuvo la primera presidenta mujer del país, Cristina Fernández de Kirchner, y que “desde ese lugar no solamente peleamos por una patria justicialista, sino por una patria justa, soberana y por sobre todas las cosas feminista”.

Florencia Saintout, concejala del bloque por el Frente para la Victoria y decana de la Facultad de Periodismo, también se hizo presente durante la marcha y tomó la palabra para decir que “acá no se trata de diálogo, no se trata de consenso ni mucho menos de buenos modales, sino que se trata de seguir luchando”. Y continuó: “Compañeros, compañeras, vivas nos queremos, nos queremos con salud en cada uno de nuestros barrios, nos queremos con escuelas para nuestros chicos, nos queremos con electricidad, con agua potable, nos queremos con derecho a la identidad y nos queremos con libertad e igualdad”.

Por su parte, Claudia Vásquez Haro, presidenta de OTRANS, aclaró que “estamos acá porque sabemos de qué lado de la historia queremos estar”, y exigió justica por las muertes de Pamela Macedo Panduro y Angie Velázquez, muertas en condiciones inhumanas en las cárceles de la ciudad. “Desde que asumió este Gobierno se han implementado las políticas de mano dura hacia las mujeres trans y travestis”, sintetizó.

Eugenia Curí, mamá de Emilia Uscamayta, la joven que murió en una fiesta clandestina que pagó coimas a la gestión municipal de Julio Garro, también expresó su alegría de estar marchando un año más y clamó “Jallala por Jesica Emilia” y por todas las mujeres.

Al cierre de la jornada, una militante del Partido de la Victoria tomó el megáfono y contó la situación precaria en salud y alimentación que padecen los barrios de la ciudad, y finalizó: “No me quiero ir de acá sin levantar el nombre de mi queridísima compañera Milagro Sala. ¡Libertad para Milagro!”.