Organizado por la Mesa Institucional de Trabajo para la inclusión de Personas Trans, Travestis y Transgéneros en la UNLP, el encuentro propuso pensar con diferentes referentes sobre la iniciativa presentada hace sólo unos días por Otrans Argentina, la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina y la Federación Universitaria de La Plata para que la Universidad adhiera a la Ley 14.783, conocida como Ley Diana Sacayán, la cual establece un cupo laboral provincial y condiciones de protección y promoción del trabajo para esta comunidad.

El puntapié de esta jornada lo dio Alba Rueda, de Mujeres Trans Argentina, quien destacó que la Ley 14.783 “supo traducir la urgencia de contar con un marco normativo que nos permita proteger nuestros derechos, y justamente el derecho al trabajo es uno de esos”.

Esta normativa va más allá de la Ley de Identidad de Género aprobada en 2012, porque “no entiende solamente una necesidad de identidad de género como parte del desarrollo personal, sino como una acción social y colectiva de protección del Estado: crea ciudadanía. La ley de cupo laboral crea ciudadanía, protege a las personas trans y compromete al Estado y a las instituciones del Estado”, consideró Rueda, quien celebró la iniciativa en la Universidad en un contexto de recrudecimiento de la violencia institucional hacia este colectivo.

Karina Nazabal, autora del proyecto que devino en la Ley Provincial de Cupo Laboral, también estuvo presente y agradeció la voluntad de adhesión a esta normativa. La diputada por el Frente para la Victoria destacó la importancia de interpelar a las instituciones educativas.

Nazabal sostuvo que, así como el Estado ha vulnerado y violado los derechos de las personas trans, travestis y transgénero, es también el Estado quien debe garantizar este cupo. “Lo primario de esta ley tiene que ver con el derecho de cada uno y cada una a realizarse, a poder estar en la misma instancia de creatividad, acorde a la sociedad”, explicó la legisladora, y reconoció que esta Ley ayuda a crear “ciudadanía plena, que nos pone en igualdad de condiciones”.

Macarena Justel, de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP), explicó en el panel la experiencia de esta casa de estudios que adhirió el año pasado a la Ley Diana Sacayán, impulsada por la Cátedra Lohana Berkins, con el objetivo de generar trabajo genuino desde la Universidad.

Desde su adhesión a su implementación han surgido diferentes desafíos, explicó Justel, y destacó que “no es sólo aprobar un cupo, sino que efectivamente esas compañeras tengan acceso al trabajo. En ese camino venimos aprendiendo y esperamos que no sea nuestra Universidad la que incorpore este cupo laboral trans, sino que todas las Universidades Nacionales puedan hacerlo”.

Finalmente, Claudia Vásquez Haro, referente de Otrans Argentina, destacó el rol de la Universidad y fundamentalmente de la Facultad de Periodismo, en la adhesión a diferentes normativas como la Ley de Identidad de Género, la cual fue apoyada por unanimidad por las diferentes unidades académicas.

La referente de Otrans destacó, al igual que Nazabal, la importancia de esta normativa en un ámbito educativo. “Acá se produce conocimiento, estos espacios son espacios del saber y el saber es poder”, comentó Vásquez Haro, y agregó que “es desde este lugar donde tenemos que transformar esas relaciones de poder”.

La docente de la Facultad de Periodismo reconoció un clima adverso y un momento difícil, en el que La Plata “es un laboratorio” donde se recrudece la violencia a la comunidad trans. En ese marco, destacó la importancia de la adhesión por parte de la UNLP a esta ley que aún no ha sido reglamentada.