La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibió al Comité por la Libertad de Milagro Sala para interiorizarse sobre la situación de la parlamentaria del Mercosur detenida ilegal y arbitrariamente por el gobernador jujeño Gerardo Morales desde el 16 de enero de 2016, así como del resto de los dirigentes de la Tupac Amaru que continúan presos en las cárceles de Jujuy y Mendoza.

La reunión, que se extendió una hora este martes, fue acompañada por más de 10 mil personas que se movilizaron con antorchas desde la avenida 9 de Julio y Santa Fe hasta el Hotel Sheraton, donde la CIDH desarrolla hasta el sábado su 162° período de sesiones extraordinarias.

María Isabel Rivero, vocera de la CIDH, informó que el secretario ejecutivo Paulo Abrão “tomó nota y agradeció la información” acercada por el coordinador nacional de la Tupac, Alejandro “Coco” Garfagnini, y otros integrantes del Comité por la Libertad de Milagro Sala, como Estela Díaz, Mara Brawer, María Elena Naddeo, Hugo Yasky, Daniel Catalano y Aníbal Ibarra.

“El organismo está aún analizando la medida cautelar presentada y que se otorga si hay riesgo del derecho a la vida o a la integridad personal de un ser humano. Eso es lo que se está evaluando en este momento: si hay una situación de riesgo urgente, de daño irreparable a la persona para quien se pide la medida cautelar”, explicó Rivero.

Garfagnini dijo a Contexto que el encuentro fue “muy importante” para denunciar que el presidente Mauricio Macri y los gobernadores de Cambiemos, Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, “se ponen al margen de la Constitución y la democracia”.

“El Estado nacional nos mintió una vez más. En diciembre del año pasado había dicho que la prisión de Milagro estaba sujeta a revisión a partir de la visita del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Ambos organismos han ratificado en nuestro país que Milagro y el resto de los presos políticos deben ser liberados de manera inmediata, pero el Gobierno sigue dilatando el tema para no cumplir”, remarcó.

El referente tupaquero también habló de los recursos extraordinarios presentados por la defensa de Sala ante la Corte Suprema de Justicia, que tienen dictamen favorable de la procuradora Alejandra Gils Carbó: “Esperemos que los jueces no cometan el mismo papelón que con el 2×1 a los genocidas y liberen a Milagro”.

Además del reclamo por los dirigentes sociales detenidos, los manifestantes dieron su respaldo al informe del Foro por la Libertad y la Democracia, entregado el viernes último en manos del presidente de la CIDH, Francisco Eguiguren. Se trata de un documento de 328 páginas con cada una de las violaciones a los derechos humanos desde la asunción de Macri.

“Para los grupos económicos que nos gobiernan, el ajuste cierra con represión y con presos políticos. Quieren disciplinar a la sociedad y estigmatizar a la militancia, pero les está saliendo mal porque se olvidan de que acá hay un piso de conciencia, una sociedad movilizada que nunca abandonó la calle desde el 9 de diciembre de 2015”, señaló a este diario Lorena Pokoik, legisladora porteña del Frente para la Victoria (FpV).

Pokoik agregó que “la falta de respeto a la resolución de la ONU” en el caso Sala “habla a las claras de la pérdida del Estado de derecho que estamos padeciendo en la Argentina”, como consecuencia de “un Gobierno que quiere a los genocidas sueltos y retroceder cuarenta años”.

“Olé, olé, olé, olá, para Milagro la libertad, para Morales el repudio popular”, cantaban los manifestantes de distintas organizaciones sociales, políticas y gremiales que se iban sumando a la concentración en el barrio de Retiro para decir “basta de presos políticos en Argentina”.

Domingo Silpitucla, uno de los militantes de la Tupac Amaru, dijo a Contexto que por ningún motivo dejarán de pelear. “Estamos en lucha permanente junto a una Milagro fortalecida, sabiendo que el mundo está con ella”, enfatizó mientras levantaba su antorcha.