Estudiantes reprimidos en Berisso: “Son antipueblo, lo más cercano a la dictadura”

Fueron a reclamar al intendente Jorge Nedela que arregle la Escuela Media Nº 1 “Carlos Fuentealba” y la policía de María Eugenia Vidal, junto a la Local, los agredió de manera salvaje ante la mirada de altos funcionarios municipales que dejaron hacer. La consejera escolar Gabriela Bernardo se mostró “consternada”.

5112

Como si no le bastara con irrumpir en un colegio, amenazar con armas, golpear y tratar de detener a estudiantes secundarios, la Bonaerense reprime a los adolescentes que ejercen su derecho constitucional a manifestarse. Un día después del ingreso ilegal de la policía al Normal Antonio Mentruyt (ENAM) de Banfield, alumnos de la Escuela Media Nº 1 Carlos Fuentealba de Berisso fueron atacados brutalmente por uniformados y efectivos de civil frente a la Municipalidad.

Cansados de que la escuela se inunde cada vez que llueve y de estudiar con frío por falta de estufas y ventanas, entre otros problemas edilicios, el Centro de Estudiantes de la Media Nº 1 convocó a una asamblea y resolvió enviar una delegación para reclamar al intendente macrista Jorge Nedela que use el Fondo de Financiamiento Educativo.

El presidente del Centro, Tomás Etchazarreta, y otro alumno lograron ingresar ayer al Palacio Municipal, mientras sus compañeros los esperaban afuera. Estuvieron una hora sin ser recibidos por nadie, hasta que apareció un grupo de funcionarios no para reunirse con ellos, sino para burlarse, agredirlos y amenazarlos, según denunciaron los jóvenes.

“Me agarraron del brazo e intentaron llevarme a un cuartito, diciendo que me iban a explicar ‘cómo son las cosas acá’”, contó Etchazarreta, quien identificó entre esos funcionarios al secretario de Economía, Alberto Amiel.

Luego, la policía los sacó del edificio por la fuerza y los chicos decidieron manifestarse en señal de protesta. “Hicimos una especie de cordón sobre la vereda, en la parte del garaje de la Municipalidad. Cuando salió un auto, aparecieron varios efectivos y empezaron a empujarnos. A uno lo agarraron del cuello y lo arrojaron encima del coche. A otro lo tiraron al piso apretándole el cuello y le pegaron”, agregó a Contexto el titular del Centro de Estudiantes.

Son los dos menores que se ven en el video difundido por las redes sociales. Etchazarreta confirmó que durante la represión actuaron agentes de la Bonaerense, tanto uniformados como de civil, y de la Policía Local, que golpearon y amenazaron a otros alumnos que no aparecen en las imágenes.

“Lo más indignante fue que todo ocurrió ante la mirada de los funcionarios municipales. Estaba el secretario de Gobierno, José Méndez, el de Producción, Carlos Carrizo, y uno más. Ninguno hizo nada para frenar a los policías”, subrayó.

El dirigente estudiantil también responsabilizó al presiente Mauricio Macri, a la gobernadora María Eugenia Vidal y al intendente Nedela: “Les molesta que nos manifestemos porque son antipueblo. Estamos viviendo en carne propia lo que muchos compañeros vivieron en otras épocas. Esto es lo más cercano a la dictadura. No queremos más represión”.

Repudio desde el Consejo Escolar

Consultada por este medio, Gabriela Bernardo, consejera por el Frente para la Victoria (FpV), dijo estar “consternada” con lo que sucedió frente a la Municipalidad.

“A uno no sólo le da bronca, sino también impotencia, angustia y tristeza. Estamos en democracia, no puede ser que los chicos vayan a reclamar por su escuela y sufran una experiencia tan nefasta. Esto es una bajada de línea de este Gobierno”, sostuvo la consejera escolar, y planteó la necesidad de “reflexionar, trabajar muy fuerte sobre esto y no dejar que vuelva a pasar”.

Sobre el Fondo de Financiamiento Educativo que reclaman los estudiantes, Bernardo confirmó que Nedela “no lo está utilizando de una forma prolija”, pese a que existe una ordenanza que lo obliga a invertir en las escuelas el 100% de los 2.300.000 pesos que recibe por mes.

“Hasta ahora se hicieron algunas obras, pero representan sólo el 10% de lo que está depositado desde el año pasado. Son varios los establecimientos educativos que están en un estado terrible y no es sólo responsabilidad del Municipio. Desde Provincia no aumentan los fondos que derivan mes a mes al Consejo Escolar para infraestructura. Esto hace que no podamos atender las necesidades de todas las escuelas”, denunció.

Comedores

Otra problemática importante en Berisso es la de los comedores escolares. Como sucede en toda la provincia de Buenos Aires, crece la demanda por las necesidades alimentarias de los alumnos cuyas familias sufren el ajuste y el desempleo de Cambiemos.

“Los padres piden que sus hijos vayan al comedor porque se quedaron sin trabajo, pero lo cierto es que los cupos asignados no alcanzan. El Consejo Escolar no tiene la potestad de aumentarlos porque el Servicio Alimentario Escolar (SAE) depende de Desarrollo Social. Estamos adjuntando las notas de todos los directores para presentar el reclamo”, indicó Bernardo.

Desde la Unión de Consejeros Escolares del FpV-PJ plantean que, en medio del creciente deterioro socioeconómico, el sistema debería universalizarse. De hecho, ya presentaron un proyecto de ley en la Legislatura para que todos los chicos de las escuelas públicas puedan acceder a desayuno, almuerzo y merienda, dependiendo del turno.