En el marco del Día mundial de lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género, la Mesa Libertad por Higui, junto con numerosas agrupaciones, realizó una jornada ayer por la tarde en la Plaza de los Dos Congresos para exigir la libertad de Analia Eva “Higui” de Jesús, mujer que está detenida desde octubre pasado y acusada de homicidio por defenderse de quienes intentaron realizarle una violación correctiva por ser lesbiana. Por la mañana, en tanto, hubo una concentración en los Tribunales de San Martín.

Carolina Abregú, integrante de Furia Feminista, quien conoció y difundió este caso en enero encabezando el pedido de justicia junto con la familia de Analia Eva, explicó a Contexto que la jornada no se dio “en un día cualquiera, es un día significativo de lucha donde se decidió hacer una jornada nacional por la libertad de Higui”. Este encuentro tuvo su epicentro en Capital Federal pero se replicó en otros puntos del país, así como también en diferentes embajadas argentinas en el mundo.

La semana pasada, el juez interino Raúl Luchetti Ramos, del Juzgado de Garantías Nº 6 de San Martín, le negó la excarcelación a Higui por considerar que hay peligro de fuga y posible entorpecimiento de la causa. La abogada de Higui, Raquel Hermida Leyenda apeló esta resolución.

“Paralelamente a este pedido de excarcelación (recurrido ante la Cámara de Apelaciones), hay otro incidente que se llama ‘incidente de atenuación de la coerción'” explicó a Contexto Hermida Leyenda, esto significa “la posibilidad de que Higui vaya a su casa” a la espera del juicio.

César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) consideró en diálogo con Contexto, que la de Higui “es una detención totalmente arbitraria”. Esto también “demuestra la visión discriminatoria y translesfóbica que tienen tanto la policía como los jueces”, agregó.

En ese sentido, la detención de Higui se da en un contexto de recrudecimiento de la violencia institucional, donde la comunidad LGBTI es uno de los blancos. Cabe recordar por ejemplo la razia policial en el marco del Paro Internacional de Mujeres, en la que la “cacería” se dio fundamentalmente a las mujeres lesbianas.

“Vemos que hace un año el tema de la violencia en nuestra comunidad se ha intensificado, que inclusive hay violencia institucional de parte de la policía y fuerzas de seguridad”, explicó Cigliutti y agregó que la CHA ha recibido numerosas denuncias, sobre todo en lugares como Mar del Plata y La Plata.

Para Abregú, para “la comunidad LGBT y para todas las mujeres la situación está muy complicada”. Desde Furia Feminista, consideran “que el contexto social está hiper vapuleado con respecto a nuestros derechos” y que en ese marco la organización es fundamental”.

Según un informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT en el año 2016 ocurrieron en Argentina 31 crímenes de odio registrados en los medios de comunicación, por lo que no descartan que sean más.

En la ciudad de las diagonales puntualmente, la persecución a la comunidad trans se ha acrecentado en el último tiempo, teniendo el último episodio el ataque a Claudia Vazquez Haro, referente de OTRANS, quien viene denunciando esta situación tanto en organismos nacionales como internacionales.