Hace casi un año, en el 125° aniversario de Abasto, el intendente Julio Garro prometió la creación de dos jardines de infantes y doscientos mil pesos para obras para esta localidad del oeste platense. Un año después, la Junta Vecinal denuncia que “nada ha comenzado a construirse” y que sólo son tenidos en cuenta para los actos.

“Estamos trabajando en la necesidad de concretar este año la construcción de uno o dos jardines para la localidad”, dijo Garro en Abasto el 25 de mayo de 2016.

“Con la provincia de Buenos Aires nos hemos juntado hace una semana y hay grandes posibilidades de que ya haya dos jardines adjudicados para esta localidad. Debe ser la localidad de más demanda de chicos que están en lista de espera y que no pueden ingresar a algo tan básico como es la educación”, dijo el año pasado, cuando por primera vez hablaba a la comunidad abastense como intendente.

Estas instituciones educativas que prometió por entonces Garro se iban a desarrollar en tierras fiscales en la avenida 520 y 217 y en 500 y 226, pero, aproximándose un nuevo aniversario de esta localidad, dichas obras nunca comenzaron.

“Todo quedó estancado y casi en el olvido, a tal punto que ya casi se cumple un año del anuncio y nada ha comenzado a construirse”, sostienen desde la Junta Vecinal de Abasto San Ponciano.

“El expediente está, la licitación está, la empresa está, la plata está, pero las obras no arrancan”, comentó a Contexto Andrea Principi, parte de esta agrupación de vecinos que vienen impulsando la construcción de jardines para los chicos de esta localidad.

Los vecinos relatan que hace un mes comenzaron las tareas de limpieza en un predio cercano a los destinados para los jardines, sin embargo, resultaron ser para un espacio deportivo y una cancha de rugby, pero “no se observa ninguna planificación de obra, mucho menos para la construcción de un jardín de infantes”.

En los últimos años, Abasto creció de manera exponencial. Se estima que hoy hay alrededor de veinte mil habitantes y aproximadamente mil chicos están en edad preescolar. En este contexto, el Jardín N° 930 (el único en esta comunidad), a pesar de que en el último tiempo se subdividieron aulas, no es suficiente para la cantidad de niños y niñas abastences.

“Desde el Gobierno dicen que la sala de tres es fundamental, que la educación es fundamental, pero siguen sin abrir un jardín”, comentaron los vecinos.

“Algunos de esos padres, y contados con los dedos, han logrado ubicar a sus hijos en jardines de infantes de localidades vecinas, dado que la realidad es que las vacantes no abundan en ningún lado, muy pocos son los que con sumo esfuerzo pudieron enviar a sus niños a un jardín de infantes privado”, sostienen desde la Junta Vecinal.

Desde la Junta explicaron a Contexto que el año pasado hicieron “mucho ruido” en los medios con el apoyó de gran cantidad de padres, que desembocó en la promesa de Garro, pero que el expediente ya había comenzado con la gestión anterior; faltaba que se liciten las obras y que comiencen. En octubre se abrieron los pliegos, se llamó a licitación, fue adjudicado, pero en los predios no están las construcciones prometidas.

Ante esta situación, los vecinos advierten que Abasto sólo es tenido “en cuenta para algunos actos y no para que la comunidad acceda a la igualdad de derechos”.