El Gobierno de María Eugenia Vidal sabía perfectamente que el lunes, quinto día hábil del mes, es decir, la fecha en que los docentes cobran sus salarios, debía abonar a los maestros de la provincia la suma de entre 1.500 y 3.000 pesos que decidió otorgar en marzo de forma unilateral a cuenta de futuros aumentos que los docentes siguen esperando para acordar en la mesa paritaria. Haciendo oídos sordos a un segundo fallo judicial, la gobernadora macrista y su equipo descontaron los días de paro.

Por esa razón, los máximos representantes del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires (Suteba) reclamaron el respeto del fallo judicial y anunciaron que en estas 48 horas se reunirán con el Frente de Unidad Gremial Docente para adoptar los pasos a seguir.

“Estamos viviendo una situación terrible: los descuentos efectuados ilegalmente van de 1.500 a 6.000 pesos”, anunció en conferencia de prensa Roberto Baradel, titular de esa organización gremial, tras recordar que el jueves pasado la titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 4, María Ventura Martínez, “nuevamente ha dictado un fallo que ordena al Gobierno de la provincia de Buenos Aires a no descontar los días de paro, a devolver los que descontó y a pagar una suma a cuenta de futuros aumentos”.

El Gobierno bonaerense no sólo no pagó la suma que se comprometió a pagar a los docentes al hacer alarde de su supuesta buena voluntad para negociar salarios, sin que esa suma sea integrada al básico ni percibida por los maestros jubilados, sino que además descontó cuatro días de paro del mes pasado, explicó la dirigente de Suteba.

Por esa razón, “entre martes y miércoles nos reuniremos con el Frente de Unidad Docente para resolver cuáles van a ser las medidas de acción”, afirmó a Contexto la secretaria gremial de Suteba, María Laura Torre.

“Al mismo tiempo, estaremos esperando que, frente al segundo fallo que la Justicia le impone al Gobierno de la provincia de Buenos Aires, se esté resolviendo en estas 48 horas”, precisó Torre.

De esta forma, miles de docentes de la provincia cobraron el lunes lo mismo que en diciembre de 2016, según Torre, con el agravante de que en el medio sus salarios sufrieron el mazazo de una inflación del 45% el año pasado y una inflación, tan sólo en marzo, del 2,4%. Según docentes consultados por este medio, ni siquiera cobraron lo mismo que en diciembre, inclusive que en julio de 2016.

Así como Suteba salió al cruce del Gobierno de Vidal el lunes, este martes se reunirán los delegados de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y también lo harán aquellos que están nucleados en UDOCBA. Estos tres sindicatos, más SADOP, AMET y UDA, forman el Frente de Unidad Docente de la provincia de Buenos Aires, los mismos que el 16 de marzo protagonizaron en la capital provincial una multitudinaria marcha para reclamar una mesa paritaria de verdad y no el regateo de Vidal que al cabo de ocho convocatorias aumentó su propuesta del 18 al 20% en cuatro cuotas.

El Gobierno de Mauricio Macri insiste con una inflación para 2017 del 17%, pero el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) está hablando del 21,6%. Además, los docentes reclaman un incremento que contemple la pérdida de poder adquisitivo del año pasado.

Baradel anticipó que los docentes van a dirigirse el mismo lunes al Gobierno provincial para plantearle “concretamente la necesidad del cumplimiento de este fallo”. “Si el Gobierno incumple otra vez con el fallo de la Justicia, el Suteba está facultado […] para llevar adelante medidas de acción directa”, advirtió el dirigente, denostado sin cesar por Vidal y por el propio Macri.

En su segundo fallo conocido la semana pasada, la jueza María Ventura Martínez le reiteró al Gobierno provincial que no puede descontar días de huelga y que debe devolver los que descontó; que el “premio” que anunció para aquellos docentes que no hacían paro debe convertirlo en una suma para todos los maestros a cuenta de futuros aumentos y que tiene que liquidar los sueldos con la oferta que hizo en la última mesa paritaria en la que se limitó en proponer un aumento del 20% en cuatro cuotas, de enero a septiembre.

Ahora la pelota vuelve a estar del lado del Gobierno bonaerense, que podrá efectuar una liquidación suplementaria o esperar un fallo firme, dado que apeló los dos dictámenes de Ventura Martínez.