El conflicto que atraviesa la empresa SanCor tuvo ayer un nuevo y fuerte episodio. En arremetida contra los trabajadores, a la mañana, el presidente Mauricio Macri evaluó que uno de “los males” que genera el “quebranto absoluto” es el “pésimo” convenio colectivo de trabajo de los trabajadores de la industria láctea del sindicato Atilra (Asociación de los Trabajadores de la Industria Lechera).

Por la tarde, el titular del gremio, Héctor Ponce, le quitó la responsabilidad a los trabajadores y anunció un paro nacional que rige desde las 0 hs de hoy y cuya duración todavía no fue estipulada.

El foco del conflicto está en que el Gobierno había anunciado un apoyo financiero de 450 millones de pesos a la empresa para evitar su colapso, a condición de que la industria láctea reduzca el aporte mensual permanente obligatorio de 3.300 pesos para cada trabajador del gremio. Incluso ayer Macri cargó contra los trabajadores al decir que si el resto de las empresas no reducen ese aporte podrían tener el mismo futuro que SanCor. Luego de los cruces, el “salvataje” de 450 millones que había prometido el Gobierno quedó en veremos.

Antes de esto, Atilra firmó acuerdos donde cedió parte de los salarios para que SanCor no eche, luego de que a principio de año se confirme el cese de la producción en muchas de sus plantas. Pero ahora no están dispuestos a permitir mayor avance de la flexibilización.

Tal como viene declarando el ministro de Agroindustria nacional Ricardo Buryaile, para quien la solución es flexibilizar a los trabajadores, para Macri ese aporte mensual en cuestión es producto de los “avances” de Atilra que provocaron un “convenio casi inviable en la industria”. Los otros “males” a los que atribuyó la crisis son “el enorme desmanejo interno de la conducción” de la empresa y la “mala política láctea de la última década”. Y pidió “racionalidad y diálogo” para resolver el conflicto.

Walter Acevedo, trabajador de la SanCor de Chivilcoy afiliado a Atilra, dijo a Contexto que “el Gobierno se puso contra los sindicatos. Macri apunta contra nuestro convenio colectivo y quiere hacer un descuento aberrante. Entonces vamos al paro no sólo para SanCor, sino para el resto de la industria”.

Héctor Ponce, secretario general de Atilra, en una conferencia de prensa ayer en C.A.B.A., desligó a los trabajadores de ser quienes generan la crisis: “No somos responsables; ni de las gestiones exitosas, ni de los fracasos. Ni de SanCor, ni de ninguna empresa. Los trabajadores no tienen responsabilidad alguna sobre los destinos de la cooperativa. No hemos tenido injerencia en ninguna decisión”.

Ponce recordó que se les pidió “la firma de un convenio a la baja salarial” para todos los trabajadores lecheros, además de “no discutir salarios por un año”.

“Las cámaras empresarias tiene un rehén, que hoy es SanCor, y quieren que los trabajadores paguen el rescate. Los trabajadores no están dispuestos a pagar un rescate del cual no se hacen cargo”, sentenció el gremialista.